• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

OTAN: las cosas claras

OTAN: las cosas claras
(s.f.) 1984

El debate sobre la permanencia o no de España en la OTAN está, por fin, en la calle. Las páginas de los diarios recogen opiniones diversas que ayudan a formar la opinión popular. Ha llegado el momento pues de las definiciones claras y precisas. Estamos en contra de la permanencia de España en la OTAN, estamos en contra de la OTAN al entender que esta organización es una pieza básica en la división de los mundos en dos bloques militares enfrentados, estamos, por la misma razón, en contra del Pacto de Varsovia. Quedan pues claros nuestros principios.

España inició, por una desgraciada decisión política de un gobierno de UCD presidido por Calvo Sotelo, el proceso de integración en la OTAN. Tras el 28 de octubre de 1982, el gobierno socialista, coherente en este punto con su programa, congeló dicho proceso. ¿Cuál es a nuestro juicio el próximo a dar por el gobierno? Convocar un referéndum consultivo sobre este tema con una pregunta clara. Nosotros modestamente proponemos ésta: ¿Desea usted que España permanezca en la OTAN? Al mismo tiempo el gobierno debería propugnar el voto negativo. Sustentamos esta posición en base a tres criterios fundamentales: coherencia política del propio gobierno, defensa de la soberanía nacional y arraigadas convicciones pacifistas y europeístas.

 Coherencia política: el gobierno debe dar este paso para cumplir su programa electoral que prometía un referéndum y, para ser consecuente con las resoluciones del último congreso del PSOE, que se oponía a la integración de España en la OTAN por cuatro razones fundamentales que creemos necesario recordar:

o La OTAN no garantiza la integridad territorial española.
o La OTAN no cubre nuestras necesidades de seguridad y defensa ya que nuestros escenarios de posible riesgo y amenaza (Ceuta y Melilla) están fuera del marco previsto en el Tratado del Atlántico Norte.
o La participación en la OTAN significa un aumento del riesgo de destrucción nuclear para nuestro pueblo.
o La ampliación a España de la OTAN provocaría la reacción del otro bloque con el aumento de la ampliación del Pacto de Varsovia, que consecuentemente acarrearía el aumento de la tensión y el riesgo en Europa.

A nuestro juicio, estos argumentos siguen siendo válidos y no han sido oficialmente revisados por el PSOE, por lo tanto, el gobierno por razones de coherencia política no puede defender la permanencia en la OTAN.

Tampoco está de más recordar que el 29 Congreso del PSOE afirmó que: “En cualquier caso, sigue siendo aspiración del PSOE la total desaparición de las bases extranjeras en nuestro territorio nacional”, aspecto éste que sin duda habrá que resolver en el futuro.

 Defensa de la soberanía nacional: la mayoría de los argumentos esgrimidos a favor de la permanencia de España en la OTAN se refieren a supuestas presiones externas –cosa que el gobierno niega, lógicamente- o bien a razones de plena integración europea. Hay que dejar bien claro que España forma parte del mundo occidental pero que nuestra soberanía nacional nos obliga a decidir libremente sobre la forma de defender mejor nuestra posición en el mismo. ¿Habrá que recordar de nuevo la pertenencia de Irlanda en la CEE y su ausencia de la OTAN? Habría que dejar claro también que la OTAN, aún pudiendo parecer una organización fundamentalmente europea, defiende únicamente en la práctica intereses norteamericanos, es decir, extraeuropeos. Por lo tanto, las dudas que pueden surgir en cuanto a nuestra soberanía nacional sólo podrán desaparecer en cuanto libremente tomemos una decisión y la pongamos en práctica.

 Arraigadas convicciones pacifistas y europeístas: creemos firmemente que trabajar por la paz es imposible cuando al mismo tiempo se refuerza la división del mundo en bloques militares enfrentados. Para que la voz de España se pueda alzar en defensa de la paz es imprescindible desvincularse de la dinámica de bloques y trabajar por la distensión, aspectos éstos que no son contradictorios con el mantenimiento de una defensa militar propia independiente y eficaz. Estamos convencidos también que desde España hay que defender la vieja idea de una Europa unida y que esa defensa es incompatible con el fortalecimiento de la división actual de nuestro continente en dos bloques militares, liderados por países extraeuropeos.

Concluyendo, es necesario que el gobierno, por razones de coherencia política, en defensa de la soberanía nacional y por las convicciones pacifistas y europeístas de la mayoría de los ciudadanos, expresadas en las pasadas elecciones, en encuestas y manifestaciones multitudinarias, celebre una consulta popular y se pronuncie por la no integración de España en la Alianza Atlántica.

Miquel Iceta Isaías Taboas