• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Entrevista en El Periódico de Catalunya

Entrevista a Miquel Iceta

El Periódico (10/10/96)
Arturo San Agustín

Fuma como uno de los compositores que no se tragan el humo. Uno quiere decir que a este ex director del Gabinete de Análisis de la Presidencia del Gobierno se le nota que entiende de partituras, esas cosas que les ponen, por ejemplo, a los pianistas, cuando aún no se saben la obra de memoria. O sea, que, sin partituras, muchos pianistas no sabrían qué tocar y entonces no habría aplausos.

– ¿Habrá sangre en su congreso?
No. Todos hemos trabajado para el reencuentro.

– Qué bonito.
Es la realidad.

– ¿Qué es un congreso socialista?
El de mañana será la reunión de 1.057 personas elegidas por sus compañeros y que representan a un partido, el PSC. Todos los congresos son un partido encontrándose a sí mismo. Quizás sea un sentimental, pero un congreso como el nuestro además de foro de discusión, es también un motivo de alegría.

– Me emociona usted. ¿Y qué es eso que llaman ustedes el aparato?
Depende de quién lo diga y de cómo se interprete. Si aparato es el grupo de personas que se dedican de forma temporal a la tarea política en un sentido amplio yo, desde luego, soy aparato.

– No me diga que cuando Raimon Obiols habla mal del aparato está hablando de sí mismo.
Pues sí. Toda organización tiene un aparato que garantiza la permanencia de la labor.

– ¿Y por qué hay personas que no quieren reconocer que han sido aparato?
Pues porque los aparatos tienen muy mala fama. Al aparato normalmente se le representa como un grupo más o menos oscuro que defiende sus intereses a capa y espada, importándole un pimiento la organización.

– ¿Cuántos años le da usted de vida al PSC?
Muchos. Para bien o para mal creo que los objetivos del PSC tardaremos muchos años en alcanzarlos.

– ¿Y cuáles son los objetivos del PSC?
Construir una sociedad justa. Y en el caso de Catalunya lograr una sociedad libre.

– ¿No somos libres los catalanes?
Nadie es libre.

– Eso es muy profundo. ¿Ustedes le tienen miedo al castellano?
¿Miedo? Nosotros siempre hemos dicho que el castellano es un idioma utilizado por muchos catalanes, realidad que no nos ha de preocupar.

– Igual es que ciertas cosas las dicen ustedes en voz baja.
En absoluto. Sucede que somos personas educadas y no solemos gritar.

– Uno cree que Obiols, hasta hace cinco minutos, siempre hablaba en voz muy baja.
No estoy de acuerdo. Pero sí que es cierto que aquí hay un cierto miedo a decir que Catalunya es un país bilingüe. Yo no tengo ese miedo.

– ¿Las bases del PSC, eso que ustedes llaman bases, son tan nacionalistas como la cúpula?
La cúpula del PSC es catalanista, y creo que eso no es malo. Yo, por ejemplo, no soy nacionalista.

– Pues no sé que decirle. Me habían dicho que tenía usted mucho futuro.
En un futuro nacionalista no me gustaría estar. Y no me gustaría porque creo que el nacionalismo tiene un exceso de egoísmo, de insolidaridad. El nacionalismo siempre cae en la tentación de homogeneizar a una sociedad. Y eso es muy peligroso. Yo me siento catalanista, pero no soy nacionalista.

– ¿Es usted capitán?
No creo. Tal vez sea de los capitanes. Aquí los capitanes eran los primeros secretarios de nuestras organizaciones territoriales y yo no lo soy. Ahora bien, prefiero a los capitales a los barones, entre otras razones porque los capitanes son más numerosos. Cierto pensador sostiene que el mejor líder es el que se anula a sí mismo, es decir, el que no toma el poder para sí sino que lo devuelve a quienes confían en él. En este aspecto los capitanes son líderes más pegados al terreno y por eso me dan menos miedo.

– ¿Para ser barón es imprescindible el pedigrí?
No. En nuestro caso se ha llamado barones a aquellos veteranos que gozan de una gran autoridad en el partido.

– Uno creía que el único mérito de los llamados barones era ser hijos o nietos de la burguesía.
No. Bueno, normalmente la clase trabajadora ha elegido a sus dirigentes entre los hijos de la burguesía.

– ¿Ustedes les han hecho mucho caso a sus votantes o se han dedicado a filosofar y a demostrar que son ustedes muy educados?
Los militantes de base de nuestro partido le han dado mucha confianza a su dirección.

– ¿Me jura, pues, usted, que los señoritos de su partido han entendido bien el voto, por ejemplo, de Santa Coloma de Gramenet?
¿A quién llama usted señoritos?

– A esos que creen serlo.
Yo estoy muy orgulloso de mi partido, que siempre ha entendido el voto de Santa Coloma, como pregunta usted. Tenemos un gran partido y unos grandes dirigentes.

– Pero a Pujol no le pueden.
A Pujol no se le gana si no se le disputa el espacio del centro.

– ¿Han sido ustedes un regalo para Pujol?
En absoluto. Nosotros hemos ganado todas las elecciones, menos la autonómicas.

– Aquí, el único político catalán que no parecer temer a Pujol es el “difunto” Vidal-Quadras.
Yo diría que es el único que ha roto ciertas reglas. Sucede que en la actuación de un político nunca sabes si hace lo que hace porque lo siente o porque le conviene hacerlo.

– ¿Usted se considera un político?
Sí, sí. Me incluyo en el ejemplo. Desde luego reconozco que Vidal-Quadras se ha atrevido a romper determinados tabúes.

– Sobre el tema de la lengua también Duran Lleida dice últimamente una cosas que igual les quitan a ustedes clientela.
No creo. Sí, reconozco que algunas de sus opiniones nos deberían abrir los ojos.

– Sospecho que hace días que él no los cierra.

NOTA: aquesta entrevista anava il·lustrada amb una simpàtica caricatura que trobareu aquí sota:

Caricatura de Miquel Iceta (octubre 1996)