• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

¿Por qué ha ganado Borrell?

¿Por qué ha ganado Borrell?
La Vanguardia (06/05/98)

Borrell ha ganado las elecciones primarias del PSOE porque los militantes socialistas queremos ganar las próximas elecciones generales. No queremos esperar cuatro años más para ver si Aznar cumple o no su promesa de estar “sólo” ocho años al frente del Gobierno de España. Borrell ha representado en estas elecciones primarias la ilusión frente al conformismo o la resignación. Y no es que Almunia no estuviese en condiciones de vencer a Aznar, pero para una mayoría de los y las militantes, Borrell suponía una apuesta más firme, más segura, con más ganas, con más ambición y con más fuerza.

Desde este punto de vista, tanto las elecciones primarias, como la victoria de Josep Borrell suponen un claro estímulo a la candidatura de Pasqual Maragall a la presidencia de la Generalitat de Catalunya. La voluntad de cambio ha quedado claramente demostrada. La ilusión por dibujar un porvenir distinto, un futuro mejor, ha quedado certificada. El entusiasmo es contagioso y por ello Jordi Pujol tiene una poderosa razón para estar preocupado.

Borrell ha sido en estas elecciones “simply the best”, como reza el título de una conocida canción de Tina Turner utilizada en algunos actos de campaña. Se trataba de elegir el mejor candidato y no de otra cosa. Esta ha sido la rotunda afirmación de la campaña de Borrell frente a quienes pedían consolidar liderazgos o refrendar acuerdos del pasado congreso federal del PSOE. La campaña de Borrell ha sido en este sentido modélica, al definir de forma contundente los términos de la elección y mantener la misma estrategia hasta el final.

Borrell ha sido capaz de movilidad a centenares de voluntarios desinteresados en vez de contentarse con el apoyo de decenas de dirigentes empeñados en el mantenimiento del statu quo. Y ha acertado. Porque los militantes querían salir de la depresión que siguió a la “dulce derrota” de 1996; querían que el peso del pasado se fuese reduciendo para gestionar mejor el presente y dibujar el futuro, y querían pasar a una fase más ofensiva en la política de oposición del PSOE.

Borrell ha ganado la lanzar un verdadero desafío a la derecha en materia de valores y de contenidos políticos. Ha apostado audazmente por separarse del mensaje neoliberal negándose a compartir la convergencia ideológica en el pensamiento único, negando también que la renovación de la izquierda pase por desdibujar sus diferencias con la derecha. Ha ganado al mostrar con claridad que existen un proyecto y un discurso político alternativo a los del Partido Popular.

En Cataluña, Josep Borrell ha osado discutirle a Jordi Pujol el derecho a definir quién es buen catalán y quién no, acabando además, y no sabremos agradecerle lo suficiente su éxito en este terreno, con el mito de que a los catalanes no se nos aprecia en el resto de España Josep Borrell ha demostrado que, desde la catalanidad, es posible ganar en España. Y lo ha hecho sin cambiar de discurso en Sevilla y en Barcelona, en Valencia y en Santiago de Compostela, en Valladolid y en Baracaldo, en Madrid y en Badajoz. Con un discurso federal apoyado en texto de Joan Maragall.

Las elecciones primarias convocadas por Almunia y la campaña desarrollada por Borrell nos han hecho recuperar la ilusión de 1982 y el orgullo de ser socialistas. Borrell no sólo ha obtenido más votos, sino que ha generado unas expectativas que van mucho más allá de las fronteras del Partido Socialista. Su campaña era imaginativa y movilizadora, una verdadera campaña electoral que convertía a quiénes colaboraban en ella en activistas. Luchando contra los resultados escritos de antemano, no dando ningún balón por perdido. Recorriendo todas las comunidades autónomas excepto las Illes, La Rioja, Ceuta y Melilla. Recorriendo las ocho provincias andaluzas. Con una presencia en Internet que contribuía a organizar la campaña sobre la marcha. Ilusionando muy especialmente a muchos y muchas jóvenes, que no es que quieran pasar página, sino que quieren escribir un nuevo capítulo de nuestra historia.

A algunos ha parecido sorprender lo abultado de su victoria en Cataluña y olvidan que Borrell ha obtenido los mismos resultados que en los dos últimos congresos del PSC, lo que indica que los delegados a nuestros congresos representan fielmente a los militantes que les eligen.

Ahora empieza la tarea más difícil: mantener la ilusión, darle un contenido más concreto, organizar el entusiasmo para construir una mayoría social de progreso capaz de derrotar electoralmente al Partido Popular. Si alguien puede conseguirlo éste es Borrell. Y nos tendrá a todas y todos los socialistas a su lado para conseguirlo.

Miquel Iceta Llorens