• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Las elecciones en Euskadi

Las elecciones en Euskadi
La Vanguardia (22/10/98)

Hay quien quiere presentar el debate vasco en términos Euskadi “versus” España
El próximo día 25 de octubre se celebran elecciones en el País Vasco. Su resultado marcará de forma decisiva el inicio de una nueva etapa política en Euskadi y en las relaciones de esa comunidad autónoma con el resto de España, causa de que la campaña electoral vasca suscite tanto interés. El calor de la campaña se va a traducir en un mayor nivel de participación electoral del que todos los demócratas debemos alegrarnos.

Pero preocupa que la campaña electoral se haya ido deslizando por una pendiente de radicalidad que no siempre va pareja a la claridad con la que deben enfocarse algunas cuestiones. En algunos temas podemos estar incluso frente a un debate tramposo o trucado.
Hay quienes quieren presentar el debate vasco en términos Euskadi “versus” España. Planteado así el debate se pretende, desde diversos puntos de vista, extraer un determinado rédito político electoral. Pero es un falso planteamiento. Nos hallamos, sobre todo, frente a un debate entre vascos. Entre vascos nacionalistas y vascos no nacionalistas, vascos dispuestos a romper sus relaciones con el resto de España y vascos que creen que el marco español les asegura y puede asegurar suficiente nivel de autogobierno y no menor bienestar y seguridad. Me uno a quienes discrepan de cualquier planteamiento de nacionalismo cerrado y uniforme y, por desgracia, cualquier nacionalismo tiende a derivar fácilmente hacia planteamientos homogéneos y totalizadores. Me sumo al rechazo de una concepción de España que no impulse ni respete su diversidad, su plurinacionalidad, su pluriculturalidad y su plurilingüismo. Combato, pues, la exclusión y la uniformización, y defiendo el pluralismo y la integración de diversidades, en el mejor espíritu federal.

Y desde este punto de vista la campaña vasca no está aportando demasiada claridad. Los nacionalistas no precisan su proyecto, envueltos en la nebulosa de la autodeterminación (sin explicar qué pregunta figuraría en la papeleta de votación o qué pasaría si en algún territorio histórico el resultado no coincidiese con el cómputo general). Y los no nacionalistas parecen refugiarse estrictamente en la defensa de la Constitución, sin precisar la evolución de ésta en el sentido de un mejor reconocimiento de la plurinacionalidad de España.

El virulento debate nacionalista ha obviado de forma absoluta el natural debate político sobre políticas progresistas y sociales. ¿No le convendría al País Vasco un compromiso mayor con el empleo y la política social? ¿No está la falta de oportunidades también en la raíz del radicalismo juvenil? Para salvar el foso abierto entre nacionalistas y no nacionalistas, y para garantizar una mayor sensibilidad social, confío en que un buen resultado del PSE-EE-PSOE permita la reedición del pacto PNV-PSE-EA. Cualquier otra opción me parece mucho peor. La última palabra la tienen, por supuesto, los vascos y las vascas.

MIQUEL ICETA LLORENS diputado socialista por Barcelona