• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Higiene democrática

Higiene democrática
La Vanguardia (06/10/99)

Días atrás, “La Vanguardia” preguntaba a representantes de las diversas opciones políticas su opinión sobre la conveniencia de limitar los mandatos del presidente de la Generalitat. Mayoritariamente las opiniones eran favorables salvo, claro está, la del representante de CiU. Mi respuesta fue tajante: más de tres mandatos me parece un disparate. Sin embargo, al no existir limitación legal al respecto, nadie puede discutir la legitimidad democrática de un cuarto mandato, o de un quinto, o de un sexto -como sería el caso si Pujol ganase estas elecciones-.
Pero la acumulación de mandatos, como toda acumulación de poder, tiene efectos perversos, fomenta vicios que dañan la vitalidad de cualquier sistema democrático. Y nadie escapa a estos vicios, como lo demuestra el balance de la última legislatura socialista en España. Sólo los gobiernos municipales, por lo limitado de sus competencias y la facilidad en vigilar sus desviaciones por parte de los ciudadanos y los partidos de la oposición, parecen escapar a esta regla general.

La política catalana nos ha ofrecido desgraciadamente muchos ejemplos de lo perniciosa que resulta la dilatada permanencia en el poder. ¿Puede alguien creer que cualquier gobernante en sus dos o tres primeros mandatos, tras pavorosos incendios como los que diezmaron nuestro capital forestal, hubiera hecho aprobar por el Parlamento una resolución que le felicitase por su gestión en esta materia? ¿Puede alguien creer que cualquier gobernante en sus dos o tres primeros mandatos, para esquivar las limitaciones impuestas por la normativa electoral, podría convencer a empresas privadas que han realizado obras por él contratadas a insertar publicidad de ellas a mayor gloria del gobernante en cuestión? ¿Puede alguien creer que cualquier gobernante en sus dos o tres primeros mandatos se atrevería a rodearse en la víspera del inicio de una campaña electoral de 15.000 personas mayores, atraídas, transportadas y agasajadas con fondos públicos para escuchar su discurso?

A estos ejemplos podrían seguir muchos otros. Entre ellos ocuparía lugar destacado un capítulo entero, el uso y el abuso de los medios de comunicación de titularidad pública, en nuestro caso TV3 y Catalunya Ràdio: no sólo se ensalza al máximo la figura del líder carismático, se llega a silenciar a los representantes de la oposición o a presentarlos con sus peores luces, según convenga. Como se pretende emitir el único debate entre candidatos en horas de mínima audiencia o se imponen en él reglas rígidas que facilitan la comodidad del que manda aun al precio de aburrir hasta a las ovejas. Ha habido un secuestro sectario de una radio y televisión que no son ya de todos, sino sólo de aquél que gobierna desde hace19 años y pretende seguir haciéndolo cuatro u ocho años más.

La lista de vicios en que pueden incurrir quienes gobiernan durante un plazo demasiado largo es extensa. Cabría recordar la utilización de viajes oficiales para realizar negocios familiares privados, el nombramiento de parientes como altos cargos, la contratación por parte de la Administración de servicios profesionales prestados por familiares directos, el amparo político de negocios de amigos y conocidos, etcétera. Todo ello, en Cataluña, con la más absoluta impunidad y las más de las veces en el más absoluto de los silencios, el causado por el temor al poder.

Y, a pesar de la gravedad de los casos señalados, eso no ha sido lo peor. Lo peor ha sido la apropiación de la Generalitat como institución por un partido que quiere imponer su visión sobre qué significa ser buen o mal catalán y que tacha de malos catalanes a quienes no comparten su proyecto político. Por eso, el cambio que defendemos, aparte de librarnos de los vicios de quien ha tenido el poder demasiado tiempo, estriba en acabar con ese secuestro: queremos acabar con el monopolio del sentimiento catalanista por parte de aquellos que lo manipulan y lo convierten en una opción excluyente. Todo esto está en juego el 17 de octubre. Ha llegado la hora del cambio. Cataluña saldrá ganando con ello. Y Pujol y CiU también.

MIQUEL ICETA LLORENS, candidato socialista al Parlament