• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Ojalá otros políticos sigan mi ejemplo

Entrevista a Miquel Iceta
La Vanguardia (19/10/99)

Víctor M. Amela

“Ojalá otros políticos sigan mi ejemplo”

“Tengo 39 años. Nací en Barcelona, de madre catalana y padre vasco. Empecé a estudiar Químicas, pero entré en política a los 17 años, y sigo. Soy soltero, pero vivo en pareja. No quiero tener hijos. Conduzco un Golf. Tengo tres gatas. Siempre he sido socialista. Tengo una web en Internet. Dejo el Congreso para tomar mi escaño en el Parlament”.

– ¿Tienes usted pareja?
– Sí, desde hace siete años: es más joven que yo, se llama Xavier y colabora con las juventudes del partido.

– ¿Les gustó a él que usted hiciese pública su homosexualidad?
– Sí; él me animó. Aunque como en los matrimonios progres, no le gusta dejarse ver conmigo porque no quiere ser visto como “pareja de …”, sino ser él mismo.

– ¿Qué reacciones ha vivido usted desde su declaración, hace hoy una semana?
– Todas de apoyo. La frase que más he oído estos días es: ¡Olé tus huevos! Para mi sorpresa: llevo 22 años en la política y resulta que adquiero notoriedad por decir que me acuesto con un hombre.

– ¿Le sorprende?
– Me confirma que aún hay mucho camino hasta llegar a la normalidad. Lo ideal será cuando esto, un día, no llame la atención: entonces no hará falta decirlo, como no digo si colecciono sellos, porque da igual.

– ¿Cuándo supo usted que era homosexual?
– En torno a los 14 años. Me gustaban los tíos. Cuando a mis amigos les gustaba Carolina de Mònado, a mí me gustaba Elton John.

– ¿Tuvo alguna vez novia?
– Sí. Una chica fantástica que me caía muy bien. Pero yo intuía que eso no era lo mío…

– ¿Le costó mucho revelárselo a su familia?
– Hace seis años sentí la necesidad de explicarlo, de que no podía ser que no lo supieran.

– ¿Qué reacción obtuvo?
– Compleja, mezcla de desconcierto, tristeza y comprensión. Pero no se deterioró la relación. Yo voy una vez a la semana a comer a casa de mi madre, pase lo que pase.

– ¿Aconseja a otros homosexuales que revelen su condición sin miedo?
– Es normal que teman que decirlo puede desencadenar un dramón familiar, pero les aseguro que, al final, raramente se rompe una buena relación familiar por esta causa.

– ¿Ha hecho pedagogía con su declaración?
– Sí: he dicho en público lo que aún no se atreven a decir ni en privado.

– Quizás porque hacerlo podría perjudicarles profesionalmente…
– Es verdad. Lo entiendo. ¡Y por eso lucha el movimiento gay!: si un político reconoce su homosexualidad, eso ayuda, porque hoy parece que sólo sea aceptable que haya homosexuales entre los artistas. Y me dicen: “¿Homosexual, tú? ¡No lo pareces!” ¿Qué quieren, verme con una pluma en la cabeza?

– ¿No le ha perjudicado un homosexualidad en su carrera política?
– No; todos lo han sabido siempre entre mis compañeros de partido y en el entorno político. Eso sí, se lo comuniqué a Narcís Serra para La Moncloa, en 1991, por si eso podía perjudicarle, y él no le dio importancia. He sido un privilegiado.

– ¿Le gustaría que otros políticos siguieran su ejemplo?
– Si, ojalá. Eso ayudaría a que dejase de ser un problema algo que todavía hoy lo es. Pero hacerlo o no es una opción de la libertad personal de cada uno, claro.

– ¿Y sirve para ganar votos?
– ¡Si esto diera votos, ya se habrían espabilado todos los partidos para hacer lo mismo ¡ No, no creo que nadie cambie de voto por eso. Y me parece fantástico que haya un movimiento de gays de apoyo al PP. Es un buen camino, la homosexualidad no debe de ser una bandera de un solo partido.

– ¿Y por qué eligió precisamente la campaña para hacer público lo suyo?
– Para aprovechar que todavía soy diputado del Congreso. Eso le da más peso a la declaración. Y eco en toda España.

– ¿No sería más útil para los homosexuales aprobar leyes contra la discriminación?
– Sí, y el movimiento gay va a luchar para que la convivencia de una pareja homosexual sea considerada como otra forma de familia. ¡Xavier y yo queremos también nuestro libro de familia!

– ¿Lo conseguirán?
– Sí, claro que sí, el otro día la revista “The Economist” lo defendía en su portada. En lo legal soy optimista. En lo social, es otra cosa.

– Es pesimista…
– Dejaré de serlo el día en que un homosexual le diga a su familia que lo es, y la familia no sufra por él. Falta mucho para eso.

– ¿Y no ha pensado usted en tener hijos?
– Nunca. Me parece una responsabilidad muy grande y poco compatible con mi forma de vida. No me veo.

– ¿Qué le han dicho sus colegas de profesión política durante esta semana?
– Me han felicitado, Felipe González, Reventós, Campuzano, Obiols,… muchos. Narcís Serra me preguntó: “¿Com estàs?” Borrell me dijo: “Ostres, molt bé!”.

– ¿Le dolió mucho que Borrell tuviese que abandonar su candidatura?
– Sí. Yo le apoyaba porque era un excelente candidato. Pero…

– ¿Al candidato Maragall le va mejor, no?
– Sí, la mayoría de los catalanes lo prefieren como presidente antes que a Pujol.

– Pero no lo será: no suma mayoría de escaños, y Pujol sí puede tenerla.
– Pero la lista de Maragall es la más votada, y Pujol nos pidió el otro día que respetásemos la lista más votada, ¿no?

– Bien, pero lo que cuenta, al final, es la aritmética de escaños, son las reglas del juego.
– Ya, y otro que no es Maragall será Presidente problamente. Pero lucharemos para que lo sea. Y ¿cómo? No sé. Un mando tripartito, un reparto del mando… no sé.

– O hasta las próximas elecciones
– Sí, entonces intentaremos que haya otras elecciones cuanto antes.