• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Un buen año que abre expectativas

Un buen año que abre expectativas
El Periódico (20/12/04)

Un año de gobierno supone sólo la cuarta parte de una legislatura. Al tratarse además, del primer año de un gobierno de coalición entre tres fuerzas, de un cambio de mayoría tras 23 años de Gobierno monocolor, y dado que en este año se han celebrado elecciones generales y europeas, el balance debe ser forzosamente provisional.

Sin embargo, ya podemos hacer una valoración muy positiva a partir de cuatro constataciones: la economía catalana es hoy más sólida que hace un año, las política sociales han experimentado un fuerte impulso, la acción de gobierno es más transparente y rigurosa, y se han empezado a producir reformas importantes que implican un mayor reconocimiento de la identidad en España y en Europa.

En efecto, hay que contemplar la actual situación económica de Catalunya con un moderado optimismo. Como señaló en el Parlament el conseller de Economía, Antoni Castells, el PIB ha crecido al 2,7% anual en los dos últimos trimestres de los que tenemos estimaciones. En el 2004 el crecimiento será, según las previsiones, del 2,6%. Un aumento importante si lo comparamos con el 2,1% del 2003. Además, este crecimiento del 2,7% anual en el segundo y tercer trimestre de 2004 es el más alto de los últimos 11 trimestres. Así pues, hace casi tres años que la economía catalana no experimentaba unas tasas de variación tan elevadas. En el segundo trimestre de 2004 crece por encima de la economía española por primera vez desde hace siete trimestres: 2,7% nosotros, 2,6% en el conjunto de la economía española.

Este progreso económico se mantendrá no sólo a partir de la competitividad empresarial catalana, sino que va a encontrar la ayuda de un fuerte crecimiento e a inversión pública a cargo de la Generalitat y el Estado. Si los presupuestos de la Generalitat para el 2003 (último año del Govern de CiU) indicaban una inversión de 365 euros por habitante, para llegar al máximo histórico de los 669 euros por habitante de los presupuestos para el año 2005 que el Parlament aprobará esta misma semana.

Las políticas sociales han experimentado un fuerte impulso. En los presupuestos del 2005, suponen un 65% del total. Destacando el crecimiento del gasto previsto para el 2005 en materia de educación (3.756 millones de euros y un incremento del 11,4%), Bienestar y Familia (1.082 millones de euros, 13,2% de aumento) y Salud (7.113 millones de euros, 9,4% de incremento). Esto va a hacer posible, entre otras cosas, el incremento de 3.600 plazas de maestros y 440 plazas de personal sanitario, así como un incremento de los equipamientos escolares y sanitarios y la mejora de los existentes. Además se producirá una importante mejora en equipamientos judiciales, policiales y penitenciarios.

Destaca, en este terreno, la aprobación de la ley de mejora de barrios, áreas urbanas y pueblos que requieren una atención especial. En el primer año de aplicación de la ley, la Generalitat financiará 12 actuaciones de rehabilitación integral por valor de 99 millones de euros. Todo esto va a producirse, además, en el marco de un proceso de reducción del déficit que suponía el 0,86% del producto interior bruto catalán en el 2003, se fijaba en el 0,5% en el 2004, y tiene una previsión de reducción de hasta el 0,41% para el 2005. Es rigor presupuestario es posible porque el Govern está desarrollando un importante esfuerzo de ahorro corriente y una corrección de inercias, ineficacias y opacidades (como las ayudas a los medios de comunicación) que se habían acumulado en 23 años de gobierno de CiU.

El Govern ha abierto el ambicioso proceso de profundas reformas que deben mejorar de manera sustancial la capacidad de autogobierno catalán, su financiación y el reconocimiento de la plurinacionalidad, pluriculturalidad y el plurilingüismo de España, así como asegurar la participación de la Generalitat en las instituciones europeas. Ha comenzado la elaboración del nuevo Estatuto en una ponencia parlamentaria conjunta que trabaja a partir de los materiales suministrados por el Institut d’Estudis Autonòmics. Se ha constituido formalmente la euroregión Pirineus-Mediterránia; se ha creado la Conferencia de Presidentes, el Gobierno español ha pedido a la Unión Europea el reconocimiento institucional de nuestra lengua propia y se ha producido un importantísimo acuerdo entre el Gobierno español y los 17 gobiernos autonómicos para hacer posible la presencia de éstos en las instituciones europeas.

Pese a haberse desarrollado en un año no exento de dificultades y en paralelo a la formación de una cultura de gobierno de coalición, la labor del Govern presidido por Pasqual Maragall nos merece una valoración global muy positiva. Pero esta valoración es aún mejor si le incorporamos las expectativas de cara al 2005, el año decisivo para la aprobación del nuevo Estatuto, que requiere la positiva aportación de todas las fuerzas políticas catalanas.

Miquel Iceta
Viceprimer Secretario y Portavoz del PSC