• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Catalunya no se reafirma enfrentándose a España

“Catalunya no se reafirma enfrentándose a España”

IÑAKI ELLAKURÍA
LA VANGUARDIA – ENTREVISTA – 23.11.07

Los socialistas catalanes celebran, este fin de semana en Girona, su VI conferencia nacional con el objetivo de impulsar sociales. Miquel Iceta, Viceprimer secretario del PSC, analiza la situación del partido cuando se cumple un año del Gobierno Montilla.

El PSC celebra su conferencia nacional en pleno debate sobre la refundación del catalanismo propuesta por Artur Mas…

Nosotros huimos de aquellas discusiones que no tienen nada que ver con la cotidianidad. Por ello este fin de semana abordaremos tres de las principales preocupaciones de los ciudadanos: infraestructuras, vivienda e inmigración. Somos un partido que reflexiona sobre la sociedad y busca soluciones.

El ex president Maragall aboga por el partido demócrata europeo, Mas habla de la casa común del catalanismo. ¿Ustedes?

Creemos que el catalanismo no se puede cerrar a un solo partido, ya que es un movimiento cívico, transversal, que tiene lecturas y orientaciones diferentes. Y, por lo tanto, querer reducirlo a una casa, por muy grande que esta sea, es un error. CiU evidencia su dificultad para asumir que está en la oposición. Se está equivocando en el diagnóstico y en su tratamiento con lo que es una deriva radical independentista. Por primera vez en la historia CDC se declara independentista y se separa de lo que era una de las razones del éxito de Pujol: su capacidad para sumar sentimientos diferentes. La postura de Mas también les distancia de sus socios de Unió. ¿Qué credibilidad tiene una casa grande en la que su socio de siempre no cabe? El PSC no quiere radicalizar a los catalanistas para que se vuelvan independentistas, sino ensanchar la base del catalanismo incorporando a la gente que viene de fuera.

Pero en el seno de su partido también han surgido voces, como la del conseller Castells, reclamando un mayor “perfil propio” del PSC en Madrid…

Mire, incluso los que parecía que planteaban lo del grupo parlamentario propio son los mismos que dicen ahora que no es el momento de abrir ese debate. El PSC tiene una apuesta muy clara por incidir en la política española a través del PSOE. Siempre hemos dicho que no creemos que Catalunya se reafirme enfrentándose a España, sino que para avanzar en el autogobierno catalán se debe transformar España en un sentido federal. Esta es nuestra apuesta y lo hacemos a través del PSOE, para que en Madrid entiendan cada vez más la pluralidad del país y Catalunya. Una apuesta que coincide con la mayoría de los catalanes, que no quieren una Catalunya separada de España, sino que influya en ella.

¿No cree que en los últimos meses están pagando un precio muy alto por su apoyo al PSOE? Sus socios en el Govern les dejaron solos en el Parlament…

Pedir el cese de la ministra Magdalena Álvarez fue un error, y por lo tanto podemos lamentar que nos quedásemos solos, pero todavía lamentaríamos más sumarnos a una decisión equivocada. Se ha producido una perversión del sistema al hacer que una institución quiera ejercer el control político sobre un gobierno que no depende de ella. Yo ya lo dije en el Parlament: ¿Qué pensaríamos en Catalunya si una comunidad autónoma pidiera la dimisión de un conseller? Nos sentiríamos ofendidos, ¿verdad?

Así, ¿cómo juzga usted la labor de la ministra Álvarez?

Es evidente que en el tramo más difícil de la línea no se tomaron todas las medidas para limitar al máximo su incidencia sobre el servicio ferroviario. Aunque, es verdad que la perspectiva de la ministra es más amplia y por eso ha señalado que de 1.600 kilómetros de AVE sólo ha tenido problemas en dos. Lo que pasa es que fue un error que está afectando muy negativamente a 200.000 personas, que tienen todo el derecho del mundo a que los servicios funcionen.

Importantes sectores de Catalunya hablan de desafección con España, pero al mismo tiempo los sondeos indican que Zapatero sigue manteniendo su popularidad entre los catalanes…

Aquí coexisten al mismo tiempo dos fenómenos. Por un lado, la existencia de un cierto malestar por considerar que Catalunya se merece un mejor trato; y, por otro, el reconocimiento de que hoy tenemos un Gobierno en Madrid que es el que más inversiones ha hecho en Catalunya. Lo que pasa es que los efectos de esta inversión más grandes no se verán hasta pasado un tiempo. Lo mismo ocurre con el acuerdo Solbes-Castells y el aumento de las inversiones… Por eso yo pedí al PSOE un esfuerzo de pedagogía para que se explique en el resto de España que este incremento presupuestario no es un privilegio, sino que quiere paliar décadas de déficit inversor en Catalunya.

¿Cree que es suficiente?

¿Que se quiere más? Sí, pero es que las cosas estuvieron paradas mucho tiempo. Pero no hay duda de que, sin Zapatero, Catalunya no tendría hoy un nuevo Estatut.

EL PERFIL

El arquitecto de Nicaragua

En 1995 saltó a la primera división política de la mano de Narcís Serra, quien se lo llevó de Cornellà – donde era concejal- a Madrid para trabajar en el Gabinete de Presidencia. En la Moncloa, Miquel Iceta (Barcelona, 1960) se granjeó rápidamente la fama de político hábil e inteligente y se erigió en referente ante el PSOE de un nuevo PSC.

Ese que irrumpió con fuerza en el congreso del 2000 – en el que murió el obiolismo en manos del Baix Llobregat- y que, años después, ha alcanzado las mayores cuotas de poder de su historia. Hoy, Miquel Iceta es el cerebro en la sombra del proyecto Montilla; el arquitecto del catalanismo social que proponen desde la calle Nicaragua. Algo que reconocen hasta sus más enconados rivales. David Madí, mano derecha de Artur Mas, ha dicho de él que es “el único socialista capaz de jugar en la primera división”. Ahora Iceta anda enfrascado en la preparación del próximo congreso del PSC, que se celebrará en julio y que aspira a definir la hoja de ruta del partido para este inicio de siglo XXI.