• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Entrevista a El País

“Las encuestas no vaticinaron la victoria de Maragall”
MIQUEL NOGUER  –  Barcelona
EL PAÍS – 29-03-2010

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) cerró anoche el periodo de presentación de candidaturas a la Generalitat sin que constara que nadie, más allá de José Montilla, haya dado un paso al frente. El viceprimer secretario del partido, Miquel Iceta (Barcelona, 1960) se muestra convencido de poder vencer los malos augurios de las encuestas electorales pese a la crisis económica.

Pregunta. Las encuestas insisten en que el PSC sigue en segunda posición, muy distanciado de Convergència i Unió. ¿Han sido incapaces de aprovechar los réditos de siete años en el Gobierno?
Respuesta. Otras veces también íbamos segundos. Ninguna encuesta dijo que ganaría Montilla y en tampoco ninguna encuesta vaticinó que ganaría Maragall, y ganó. Pero vamos segundos y no se puede negar. Los motivos son diversos, pero el principal es la crisis, que afecta a todos los gobiernos y en especial al electorado progresista.

P. No es halagüeño que los encuestados sitúen a Artur Mas y no a Montilla como el mejor capacitado para salir de la crisis.
R. Los ciudadanos tienden a responsabilizar a los gobiernos de lo que pasa y ahora debemos demostrar que estamos haciendo lo que toca contra la crisis y que podemos afrontar la recuperación.

P. ¿El proyecto del PSC ha quedado demasiado difuminado en el tripartito?
R. El PSC tiene la presidencia de la Generalitat y eso es muy importante, pero es cierto que en un gobierno de coalición todos deben renunciar a algo. También es cierto que hay elementos de desgaste, el último el binomio nevada-apagón, aunque es muy coyuntural. Lo que realmente afecta es la crisis y es una situación que, posiblemente, no mejorará en los próximos seis meses, lo que afectará la campaña. Y nuestro electorado es el que más sufre la crisis y el que tiene más motivos para la desmovilización.

P. Están barajando propuestas arriesgadas, incluso liberales, como el copago de la sanidad.
R. Esto no es ser liberal, es realismo. Cuando decimos que no podemos cerrarnos a debatir el copago es porque tenemos el objetivo de mantener este modelo, no como CiU, por ejemplo, que pide reducir a la mitad las indemnizaciones por despido. Una reforma no es necesariamente mala: las pensiones, por ejemplo, se han cambiado dos veces.

P. También plantean pasos atrás. Han hablado de lentificar la ley de dependencia.
R. Esto no es un paso atrás, hay mucha gente que tiene acceso a una prestación que antes no tenía, pero la crisis obliga a ser realista. No se puede engañar a la gente y decir que ataremos los perros con longanizas.

P. De momento, más que proyecto, el PSC lo apuesta todo a la seriedad de Montilla para ganar las elecciones. ¿La seriedad no debería darse por hecha?
R. Depende. Tenemos la suerte de haber tenido un presidente que llamó crisis a la crisis antes que otros. Y ahora ha dicho que con él no habrá aventuras y no ha abonado fenómenos como las consultas soberanistas.

P. ¿No es muy paradójico que sólo ICV reivindique el tripartito?
R. Nosotros consideramos que los dos gobiernos han sido un acierto, pero vamos a las elecciones con voluntad de tener un apoyo lo suficientemente amplio para gobernar sin ataduras.

P. Siempre hablan de las ataduras. ¿Qué ha dejado de hacer el PSC por culpa de sus socios?
R. Si algo realmente importante de nuestro programa hubiese quedado hipotecado no habríamos hecho el pacto.

P. Se lo preguntaré de otra forma. ¿Qué quiere hacer el PSC que sólo pueda hacerlo gobernando en solitario?
R. No haremos nunca nada, por ejemplo, que cuestione el entendimiento entre Cataluña y España.

P. Pues gobiernan con ERC, que ya ha dicho que no hay nada que hacer con España.
R. Sí, pero esto no está en el programa del gobierno y el Gobierno de Cataluña no ha hecho nada para romper con España.

P. Por tanto, entenderá que el electorado de ERC dé la espalda a Puigcercós, porque no ha actuado como independentista.
R. En Cataluña hay un independentismo muy inteligente que sabe que para que se dé la independencia primero tiene que convencer a la mayoría y sabe que la estrategia independentista de ERC no pasa por romper de hoy para mañana.

P. ¿Echa en falta mayor compromiso del Gobierno y de Zapatero con Cataluña?
R. La izquierda española ha demostrado que puede entender la realidad de Cataluña. ¿Siempre y en todo lugar? Eso es otra cosa, pero en cualquier caso ha hecho el Estatuto que los catalanes han votado. El otro gran partido, el PP no sólo no ha hecho esto, sino que lo ha recurrido. Y CiU, por raro que parezca sigue sin descartarlo como posible socio.

P. Mantiene que el PSC está preparado para gobernar Cataluña. ¿Está tan convencido de que también está preparado para perder el Gobierno?
R. Claro. Puede parecer una broma, pero si alguien tiene experiencia de oposición en el Parlament es el PSC. Estuvimos allí 23 años. Estamos dispuestos a aceptar el veredicto de los ciudadanos y esperamos que sea favorable.