• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Amb bona voluntat no n’hi ha prou

LA BUENA VOLUNTAD NO BASTA
ABC, 7.10.10

Muchos representantes del mundo económico escucharon el pasado lunes el intento de Artur Mas de desgranar su propuesta económica para el futuro de Catalunya. La políca económica debe ser central en las propuestas programáticas de todos los partidos que concurrimos a las elecciones del próximo 28N pues constituye la máxima preocupación de los ciudadanos, de los empresarios, de los directivos, de los trabajadores y, sobre todo, de aquellos que han perdido su empleo y ahora buscan trabajo y un futuro. Son precisamente estos últimos, los más de medio millón de personas en situación de desempleo, en una tasa de paro inaceptable para un país que se quiera llamar desarrollado, los más interesados en la cuestión. Por ello, justamente, si hablamos del problema del paro en Catalunya, las frivolidades no son de recibo.

Y que la conferencia económica del candidato Mas se haya resumido en la propuesta de reducir el paro a la mitad en los próximos cuatro años me ha parecido una gran frivolidad. Pasar del 18% al 9% en una legislatura, nada más y nada menos. Y no porque los socialistas no compartamos ese objetivo, ese deseo. Nosotros queremos una sociedad de pleno empleo, dónde todo el mundo que pueda trabajar lo haga. Ahora bien, los deseos que desconocen la realidad y cuando se carece de estrategia para conseguirlos son eso, meros deseos; y cuando alguien juega con deseos tan vitales para el futuro colectivo de Catalunya para atraer votos, está sencillamente intentando engañar.

Para proponer un objetivo tan deseable hay que tener en primer lugar credibilidad. ¿Qué credibilidad tiene el Sr.Mas que ostentaba cargo de conseller cuando el paro era del 21% durante una crisis menos intensa que la actual? ¿Qué credibilidad tiene quien no apostó por mejorar la formación, ni la ocupabilidad confiando sólo en que una futura prosperidad mejoraría el problema?

Pero además de credibilidad, hay que tener una estrategia, no sólo pensar en los titulares, en bonitas frases vacías que sólo buscan la satisfacción de los que las escuchan. ¿Se reducirá el paro si bajamos impuestos? ¿Qué gastos se reducirán para compensar la merma de ingresos? ¿Cómo es posible decir que se reducirá la administración en un 25% y afirmar a continuación que es no comportaría el despuido de 50.000 empleados públicos? ¿Cambiará CiU el mercado laboral cuando se ha abstenido en la votación de su reforma? ¿Insistirá en dar sistemáticamente la razón a los empresarios cuando no haya acuerdo entre éstos y los trabajadores, tal como planteaban sus enmiendas? Es imprescindible que quien quiere ser President tenga respuestas a estas preguntas. No soluciones mágicas que nadie tiene ni nadie pide, pero sí respuestas concretas que indiquen cuál será su línea de actuación. No nos podemos permitir tener un President grandilocuente pero incapaz de precisar los detalles. Nos merecemos un President que tenga una visión clara de la realidad y del horizonte que persigue, y que trabaje tenazmente para alcanzarlo. Como el president Montilla.

La Catalunya de 2011 y la crisis económica exigen mucho rigor. La buena voluntad no es basta. Para poder no basta con querer. Y para poder el marketing, los titulares y las frivolidades están de más.