• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Principis de posar i treure

PRINCIPIOS DE QUITA Y PON
ABC, 14.07.11

El año 1995 Convergència i Unió perdía la mayoría absoluta en el Parlament de Catalunya. En 1996 CiU y PP firmaban el pacto del Majestic, así Jordi Pujol garantizaba la estabilidad de su gobierno y Aznar allanaba el camino a La Moncloa, a la que entró del brazo de Xavier Trias.

A pesar de que CiU acusó permanentemente a los gobiernos catalanistas y de izquierdas presididos por Pasqual Maragall y José Montilla de ser tibios en la defensa del autogobierno, hoy Artur Mas vuelve a las andadas pactando con el Partido Popular. El gobierno más nacionalista de todos pacta con el único partido que no estaba presente en la manifestación del 10 de julio del año pasado en respuesta a la Sentencia del Tribunal Constitucional. Es fácil de entender: ya no se trata de defender las esencias nacionales, sino los intereses de partido. Y eso pesa más. Y si Alicia Sánchez-Camacho quiere romper con el modelo lingüístico en la escuela catalana, pues se mira a otro lado y pelillos a la mar.

Si curiosa es la mutación de CiU, no lo es menos la del PP. El Partido Popular, que impulsó el recurso contra el actual Estatut, con recogida de firmas incluida, ahora apoya a un President que ya ha votado «sí» en una consulta independentista.

El Partido Popular, que fue abiertamente beligerante en contra del modelo de financiación autonómica, pacta ahora con un gobierno que quiere impulsar el concierto económico y con un partido que abrazaría la insumisión fiscal para conseguirlo, como afirmó sin ambages Oriol Pujol.

Los intereses de partido han podido más que las proclamas de principios. Las alcaldías de ciudades como Badalona y Castelldefels, el pacto en la Diputación de Barcelona y la entente en el Parlament de Catalunya hacen pensar que tenemos pacto CiU-PP para rato. Artur Mas ya tiene lo que quería y Mariano Rajoy ve ya más cerca su llegada a La Moncloa del brazo de Josep Antoni Duran Lleida. Déjà vu.