• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Entrevista a Público

“Estoy en disposición de encabezar el PSC”

Viceprimer secretario del PSC. El portavoz socialista analiza las elecciones del 20-N y fija las condiciones para plantear su candidatura a dirigir la formación

J. RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS / ALBERT MARTÍN VIDAL

PÚBLICO 21/09/2011

Miquel Iceta (Barcelona, 1960) cuenta que, en París, le confundieron con François Hollande, líder del PS francés y virtual candidato a la presidencia en 2012. Mientras medita su futuro papel en el PSC, el viceprimer secretario devora lecturas y ya lleva seis libros sobre el 15-M. Su momento empieza a partir del 20-N.

A la vista de su sintonía con Catalunya, ¿Alfredo Pérez Rubalcaba es el mejor candidato del PSC?

Sí. Y, además, hoy [por el lunes], ha añadido que no puede ser que una cosa que han votado los ciudadanos la cambie después un tribunal, en referencia al Estatut. Es evidente, excepto para CiU, que hay diversas Españas: la del PSOE es progresista y respetuosa de la diversidad, diferente radicalmente a la del PP. La berrea de CiU de que el PSOE y el PP son iguales no es cierta.

¿Rubalcaba y Carme Chacón tienen la misma sintonía?

No son iguales como dos gotas de agua, pero representan maneras de ver España muy distintas a las del PP. Entre ellos hay sintonía, pero identificación total y absoluta, no.

Chacón ha sido elegida casi por aclamación, sin rivales y habiendo sido ya candidata. ¿Qué hay de la renovación y el debate?

Fue candidata en 2008, pero no en 2004. Desde ese punto de vista, está más renovada que Duran i Lleida. La renovación no quiere decir que cada cuatro años cambia todo. Hay un consenso muy grande en el partido en el sentido de que Chacón es la persona más adecuada, y eso tiene que ver con los resultados que tuvo y con su experiencia. Tiene presente y también mucho futuro.

¿Cuál sería un resultado bueno para el PSC?

Ganar. Aunque nuestra responsabilidad es obtener una distancia suficiente con el PP para garantizar una mayoría socialista en España. O a malas, para evitar una mayoría absoluta del PP. Tenemos que ganar de mucho al PP y lo intentaremos. Los socialistas han gobernado en España cuando la victoria del PSC ha sido especialmente contundente.

¿Firmaría 20 diputados?

Debemos tener el objetivo de revalidar el resultado que tenemos [25 escaños]. Somos conscientes de que el Gobierno nos ha desgastado y en toda Europa todos los partidos de gobierno tienen un desgaste. Pero el objetivo es evitar un Gobierno del PP. A veces se nos critica por la campaña de 2008 “Si tú no vas, ellos vuelven”. Pero es que ahora es “si tú no vas, echa a correr”. La posibilidad de la victoria del PP para los que somos progresistas nos da mucho miedo. Son los que inundaron las radios andaluzas diciendo que queríamos prohibir el castellano, que quitábamos el dinero a los pobres para dárselo a los ricos, los que quisieron hacer un referéndum ilegal contra el Estatut. ¿Quiere que ganen los que dijeron que el Estatut lo tutelaba ETA?

¿El próximo congreso del PSC debe ser de refundación del partido?

A veces somos prisioneros de las palabras y no me gusta la palabra refundación. Los fundamentos del PSC están claros y son el combate por una sociedad más justa. Sí estoy de acuerdo en reconstruir el proyecto. El PSC se debe repensar, debe reconectar con la sociedad. El congreso abrirá el camino al nuevo PSC, que tendrá cambios muy profundos. Ha habido un desgaste evidente desde 1999 hasta aquí y nuestro proyecto debe pasar por una ITV muy seria. Los candidatos a alcalde o president deberán salir de primarias abiertas a todo el mundo, en eso debemos ser precursores.

ERC y CDC ya se han hecho un traje nuevo al adoptar el soberanismo.

Sí, un traje nuevo pero con el mantenimiento de la misma base: que siempre que puede ponerse de acuerdo con el PP, lo hace. Menos lobos, Caperucita. Es verdad que CDC hace ahora más aspavientos: la inmersión es intocable y la Diada es nacional, pero en Badalona gobierna un señor que se llama García Albiol. Que no vengan con cuentos. Respecto a los cambios, pienso que los partidos deben ser democráticos y transparentes para afrontar este tipo de procesos.

¿De qué dependerá que usted dé el paso para liderar el partido?

De que haya el sentimiento por parte de una mayoría de gente de que esto es útil. Estoy dispuesto a ser el primero tirando del carro o el último empujando del carro. Tengo determinadas características, unas mejores que otras. Creo que tengo la experiencia, la capacidad y la disposición de encabezar el partido en esta nueva etapa, pero también es cierto que si esta debe ser una etapa de cambios, hay compañeros y compañeras que lo expresan mejor este cambio. He tomado una posición responsable diciendo que soy el viceprimer secretario y que mi obligación es ahora impulsar el debate precongresual y preparar las generales, no pensar en mi candidatura. Si al final de este congreso hay otras candidaturas, lo que haré es plantearme si debo adoptar un papel más protagonista.

¿Competiría con otro candidato o quiere una apuesta de consenso?

Si hay un candidato que dice que el PSC debe dar la batalla por el centro político, yo le diría que el PSC lo que debe hacer es centrarse en la izquierda. Si alguien dijera que para ser alguien el PSC debe separarse del PSOE, no, mire: el PSC para ser el PSC debe tener con el PSOE la relación que corresponde a un proyecto federal. Eso no quiere decir que en el PSC no quepan todos, claro que sí. El PSC vota ejecutivas, equipos, no una persona. Es importante que salgamos unidos y con las ideas claras. Y con un buen equipo de trabajo porque tiene mucho trabajo.

¿Se han precipitado los que ya se han postulado?

No. Creo que han hecho lo que han considerado. Todos ellos dicen, además, que la tarea ahora mismo es ganar el 20-N. Tienen mi respeto y simpatía.

¿El Movimiento del 15-M influirá en las elecciones?

En las elecciones no sé, pero en la política ha influido. Esta gente nos dice dos cosas en las que tienen razón. Una: esta democracia no funciona suficientemente bien. Y dos: el sistema económico actual está trabajando contra la mayoría. Y sí ha incidido: en temas con la fiscalidad, sería impensable sin el 15-M. Atreverse a plantear, como está haciendo Rubalcaba como parte central de su proyecto… Puede que sí lo hubiera hecho sin el 15-M, pero ahora tiene una fuerza y una receptividad que no habría existido. El 15-M, que es particularmente crítico con el Gobierno socialista, ha servido a los socialistas para recordar cosas que no se deberían haber olvidado.

¿Está de acuerdo en que se prohíba el burka en la calle?

Estoy en contra del burka. La gente debe ser libre y debe tener una personalidad y eso implica verse la cara. Ahora bien, no estoy seguro de que prohibir el burka en la calle sea la manera de luchar contra el burka. Creo que debemos denunciar la actitud de CiU, que habla mucho sobre el tema pero aún no ha hecho ninguna propuesta. Es un tema delicado: hay ayuntamientos que han regulado el tema y, un año después, no han puesto ninguna sanción.

¿Es el caso de Lleida?

No me gusta señalar. ¿Eso quiere decir que el problema no era tal, o que a esas mujeres ahora no las dejan ni salir de casa? He oído decir que es un tema de seguridad, pero desconozco un solo caso en Europa de problema de seguridad provocado por alguien con burka. A veces no parece que haya ganas de resolver un problema, sino de apoyarse sobre un problema. Creo que algunos de los que están tan en contra del burka en realidad son islamófobos. Y el tratamiento que se hace del asunto normalmente es de tipo sensacionalista. Hay países donde se ha hecho la prohibición, como en Francia, pero se han hecho informes que explican las dificultades y riesgos en materia de derechos. Y si el Govern cree que hay que regular el tema, que haga una propuesta y discutámosla. Pero curiosamente siempre sacan el tema antes de las elecciones y luego lo olvidan. A lo mejor es que no es tan importante.

Parte de su respuesta parece también una crítica a Àngel Ros.

No lo critico porque no hemos hablado a fondo; seguro que detrás de su decisión hay una reflexión.