• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Un any perdut

Un año perdido
ABC, 6.10.11

EL último debate sobre la orientación política general celebrado en el Parlament de Catalunya, ha puesto en evidencia tres grandes defectos del Gobierno de CiU. Su incapacidad para desarrollar una acción decidida de lucha contra la crisis y para favorecer la creación de empleo, su capacidad ilimitada para escurrir el bulto y culpar de todos los males al Gobierno anterior o al de España, y un permanente ejercicio de equilibrismo político entre ERC y PP que, sorprendentemente, no parece incomodar a ninguno de esos dos partidos.

A casi un año de las elecciones al Parlament, el Gobierno de CiU y el President Mas han agotado su crédito político, incapaces de fijar un rumbo claro de su acción de gobierno, una hoja de ruta contra la crisis y una política de alianzas consistente.

Un Govern que gobierna con la mirada puesta en las hojas del calendario, más atento a las citas electorales que a una gestión de mirada larga. Lo vimos con motivo de la demora en presentar los presupuestos para 2011, que tuvieron que esperar a las elecciones municipales, y lo vamos a ver también ahora con los presupuestos para 2012 que deberán esperar al resultado de las elecciones generales, que serán los que definan las futuras alianzas de CiU. Mientras, el Govern no parece tener otro rumbo que el del recorte y la excusa. Recortes que han empezado por lo último que debería recortarse: la sanidad pública.

En las pasadas elecciones al Parlament, el entonces candidato Mas pedía una mayoría amplia para desarrollar su programa. El anterior Govern la tenía. Una mayoría de 72 diputados de 3 partidos que prestaban su apoyo al president Montilla, como lo habían hecho con el president Maragall, a partir de un programa de gobierno acordado.

La ciudadanía otorgó al president Mas una mayoría holgada, pero no absoluta. Le faltan 6 diputados. Buscar los apoyos necesarios para completar esa mayoría era una oportunidad para tejer complicidades en torno a grandes pactos de país. Una oportunidad y un año perdidos. Un año en el que Cataluña ha retrocedido.

El aval del PP a los recortes del Govern al aprobar los presupuestos para 2011 pone en evidencia que es posible que el president Mas, aun mirando el calendario de reojo, haya elegido rumbo y copiloto: a la derecha y con el PP. Un PP al que CiU quiere ver pronto en La Moncloa para justificar y ampliar su política de recortes.