• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Hi ha alternativa

HAY ALTERNATIVA
ABC, 22.03.12

El principal enemigo del progreso es el dogma «no hay alternativa». La hay: es la que defiende con convicción y rigor François Hollande, señalando que el origen de la crisis está en el liberalismo desenfrenado, las finanzas sin reglas y la erosión sistemática de la intervención pública.

Hollande defiende el equilibrio presupuestario pero reivindica la renegociación de un Tratado que todos sabemos ya que no sólo es de imposible cumplimiento sino que ahoga cualquier posibilidad de recuperación económica futura.

Hollande propone añadir nuevos instrumentos. Se trata de movilizar recursos suplementarios para permitir el crecimiento y el empleo. Recurriendo a créditos del Banco Europeo de Inversiones para invertir en proyectos de desarrollo y financiación de las empresas. Con eurobonos, facilitando a Europa como tal la emisión de obligaciones, no para cubrir deudas soberanas, sino para financiar nuevos proyectos de desarrollo. Introduciendo una tasa sobre las transacciones financieras, que cubra todas las transacciones y los productos derivados.

Se trata también de recurrir a fondos estructurales europeos en apoyo de la industria, la transición energética, la investigación, la innovación, las universidades, la renovación urbana. Revisando también los acuerdos de libre comercio para responder a medidas proteccionistas de algunos países emergentes, y para exigir mínimos sociales y ambientales a países que ya pueden y deben responder a esos retos. Luchando contra la especulación financiera, fortaleciendo el Banco Central Europeo e impulsando una agencia europea de rating.

Hollande nos recuerda que es inaceptable que los mercados puedan escapar al control de la política. Sí, necesitamos un renacimiento de la socialdemocracia y de Europa. Y, una vez más, Francia puede marcar la pauta.