• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Una proposta per a l’acord

Una propuesta para el acuerdo
EL SIGLO, 27.05.13

El próximo miércoles 29 de mayo, a las 19 horas la Fundació Rafael Campalans presentará en la Sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados una propuesta de reforma constitucional federal que hemos elaborado desde nuestras más profundas convicciones, con enorme preocupación a la vista del desencuentro creciente entre Cataluña y el resto de España y, sobre todo, persiguiendo la culminación del edificio constitucional del Estado de las Autonomías a través de su lógica evolución federal.

No necesito mucho espacio para describir los problemas que aquejan al Estado de las Autonomías, sobre los que existe una muy amplia coincidencia (excesiva conflictividad competencial, duplicidades, interferencias, falta de lealtad entre las administraciones, deficiente e injusta financiación, ausencia de mecanismos de integración de las voluntades autonómicas en el gobierno del conjunto, insatisfactorio reconocimiento de la diversidad lingüística y cultural, etc.) Tampoco requiere mucho esfuerzo certificar una doble evidencia: así no podemos seguir, y la mayoría preferimos un buen acuerdo a una irreversible ruptura. No nos resignamos ni a la perpetuación de los problemas concretos ni al callejón sin salida al que parecen querer condenarnos tanto los inmovilistas como los separatistas, que tan alegremente se retroalimentan. Por eso nos hemos decidido a hacer una propuesta concreta: reformemos la Constitución para hacer de España un Estado federal.

La propuesta de reforma constitucional federal que presentamos puede resumirse en ocho puntos: 1) Definir a España como Estado federal en el artículo primero de la Constitución, dando ese carácter al conjunto de sus disposiciones. 2) Reconocer que España es una nación que integra naciones, nacionalidades y regiones. Nosotros rechazamos la idea de que Nación y Estado sean la misma cosa, y creemos que un nuevo pacto federal debe implicar el reconocimiento de la plurinacionalidad, la pluriculturalidad y el plurilingüismo de España que, por otro lado, el escudo de España incorpora desde hace siglos.

Consciente de que esta cuestión puede ser controvertida, me afano en citar a un insigne socialista, Anselmo Carretero, que describió en forma brillante lo que yo me limito a apuntar: “Entre el dogma de la España una y el que niega a España condición nacional, está la realidad viva de la nación española y de todos sus pueblos; y aunque hasta la fecha la idea de nación compuesta o nación de naciones no había sido estudiada sistemáticamente ni expuesta como concepción teórica, su búsqueda en la historia conjunta de los pueblos hispanos nos descubre que desde hace mucho tiempo se estaba gestando en el espíritu de los españoles, donde a veces apunta espontáneamente”. 3) La Constitución debería definir con precisión las competencias del Estado dejando todas las demás a las Comunidades Autónomas. La Constitución debería también establecer las pautas del ejercicio de las competencias por parte del Estado para preservar las prerrogativas de las Comunidades Autónomas a las que pudieran afectar. 4) Reconocer la asimetría competencial ya vigente en el Estado de las Autonomías así como los hechos diferenciales de las Comunidades Autónomas y los derechos históricos ya reconocidos en los Estatutos vigentes. 5) La consideración de los temas lingüísticos y culturales como competencia estricta de las Comunidades que tienen dos lenguas oficiales. 6) La constitucionalización de los principios de solidaridad y ordinalidad que han de informar la financiación de las Comunidades Autónomas, así como la actuación compartida del Estado y las CCAA en la gestión, recaudación e inspección de todos los tributos a través de Consorcios tributarios y la inclusión de criterios de solidaridad en el cálculo del Cupo. 7) La descentralización del poder judicial, potenciando el papel de los Tribunales Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas, circunscribiendo el papel del Tribunal Supremo a la unificación de doctrina y revisando en profundidad los órganos de gobierno del poder judicial. Y, por último, 8) Transformar el actual Senado en un Consejo Federal integrado por los gobiernos autonómicos, inspirándonos en el Bundesrat alemán.

Pidiendo excusas de antemano por el carácter casi telegráfico del resumen, aprovecho para dirigir a la página web reformafederal.info a quienes deseen conocer a fondo la propuesta que, lógicamente, siendo una propuesta abierta para el debate se abre a las reflexiones, críticas y aportaciones de todos.