• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

La via del diàleg

La vía del diálogo

ABC, 3.10.13

Nadie en su sano juicio puede sostener que no deben introducirse cambios sustanciales en las actuales relaciones entre Cataluña y el resto de España. Somos multitud quienes lo pensamos en Cataluña, muchos incluso desean la independencia, y no pocos en España son conscientes de que así no podemos seguir.

En un estado democrático, miembro de la Unión Europea, es impensable que una modificación significativa de la organización territorial interna pueda hacerse de forma ilegal o unilateral por una de las partes que lo integran. Sólo el diálogo, la negociación y el pacto pueden conducir al necesario acuerdo. Aunque algunos pretendan desconocerlo, no sólo la independencia, sino las vías y los contenidos de su materialización deben ser acordados. No hay atajos ni vías alternativas. Aunque no puedan trasladarse de forma mecánica a nuestro caso, Canadá y el Reino Unido, con respecto a Quebec y Escocia, demuestran hasta qué punto el principio democrático está sujeto a la legalidad y la alteración de las reglas y, con mayor motivo, de las fronteras debe ser acordada entre las instituciones representativas y sometida al veredicto ciudadano.

En esta situación, la propuesta del PSC va abriéndose paso como la única capaz de dar respuesta a las legítimas demandas de la mayoría de los catalanes: profundización del autogobierno, financiación justa y reconocimiento de las aspiraciones nacionales de Cataluña, que pretendemos conseguir a través de una reforma constitucional federal.

Sólo el diálogo, la negociación y el pacto nos pueden sacar del callejón sin salida en el que nos han metido la cerrazón de unos y el radicalismo de otros. Finalmente la decisión debe ser de los ciudadanos de Cataluña, pues estamos hablando de sustituir un acuerdo en forma de Estatuto votado en referéndum y luego temerariamente alterado por el Tribunal Constitucional, y también de todos los españoles, pues lo que España deba ser en el futuro no puede ser decidido sin ellos.