• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Entrevista a Diario Progresista

Miquel Iceta: “La ciudadanía ha de ver los partidos como algo propio”
Pablo Fernández Magrazo
Diario Progresista, 27.03.13

El proceso de primarias de los socialistas catalanes para elegir candidato a la Generalitat de Catalunya es una de las novedades que el PSC incorporó con la llegada de Pere Navarro a la dirección. Concebidas como instrumento para acercar la política a la ciudadanía a la política Miquel Iceta, uno de los redactores del reglamento de primarias, explica a Diario Progresista en que van a consistir.

De las palabras de Iceta se desprende que los socialistas catalanes quieren más y mejor democracia y, sobretodo, que la ciudadanía vuelva a sentir os partidos como algo propio y no como un ente alejado que vive de espaldas a sus problemas, esperanzas e ilusiones.

Diario Progresista.¿Por qué el PSC ha decidido iniciar un proceso de primarias?

Miquel Iceta.– Esto surgió del debate sobre las primarias como elemento para regenerar la democracia, conseguir una mayor transparencia de la política, y apertura del partido a la sociedad. Este tipo de participación se ha experimentado en EEUU y en países europeos como Francia e Italia. En el caso del PS francés para escoger el candidato a presidente de la República y en Italia además del candidato a la presidencia del país en la elección de los diputados.
Es un mecanismo de apertura que sirve para que los ciudadanos vean a los partidos como instrumentos a su servicio y para que la ciudadanía pueda elegir a quien debe encabezar la lista de candidatos.

dP.- Una de las novedades es que se pueda votar a partir de los 16 años.

MI.- La idea es que puedan participar las personas que tendrán mayoría de edad en el momento de las elecciones. También es necesario abrir la política a la gente más joven para que sirva como escuela democrática.

dP.- ¿ Esperan alguna reacción del PSOE?

MI.- El PSOE también empieza a hablar de primarias, aunque no ha definido la fórmula. El PSC y el PSOE son dos partidos distintos con estructuras en las que cada cual decide libremente. Confío que la experiencia del PSC haga que el PSOE valore la posibilidad de incorporar esta figura a sus reglamentos y estatutos, aunque es una responsabilidad que les corresponde a ellos.

dP.- Uno de los requisitos para los que se presenten al proceso de primarias es que cuenten con el apoyo del partido pero no se dice nada de las aportaciones personales ¿Esto puede conllevar desigualdad entre candidatos?

MI.- Al ser la primera vez que realizamos primarias es algo que se tiene que ver. Puede que haya dificultades no previstas. Lo que se pretende es un apoyo equitativo del partido a los candidatos y que el apoyo externo sea transparente. No descartamos que en el futuro se incorporen más garantías.

dP.- ¿Significa que será posible limitar el gasto de los candidatos?

MI.- Lo necesario es una campaña austera. La ciudadanía no entendería un coste ddesproporcionado. El reglamento no está pensado para primarias que requieran gastos como publicidad en medios de comunicación. La idea es que se utilicen las redes sociales.

dP.- Para presentarse se necesitará el aval de un determinado número de consejeros nacionales o de militantes. Esto puede una dificultad para los que no sean miembros del PSC.

MI.- Nuestra previsión es que si se presenta una persona que es no militante el partido lo comunicará a todos los miembros del partido para que los militantes o los miembros del Consell Nacional le puedan dar su apoyo.

dP.- Los primeros en iniciar un proceso de primarias han sido los socialistas de Barcelona ¿Es posible que cada federación tenga su reglamento de primarias?

MI.- Si. Nuestro reglamento solo sirve para elegir al candidato a President de la Generalitat. El PSC de Barcelona puede decidir su reglamento. En lo que no hay duda es que todos queremos unas primarias abiertas. El reglamento se ha hecho con este espíritu y los compañeros de Barcelona lo tendrán presente.

dP.- ¿Las primarias servirán realmente para conseguir implicar a los ciudadanos en la política?

MI.- Si. Creemos que los partidos políticos están al servicio de la ciudadanía, aunque somos conscientes que mucha gente no lo ve así. Las primarias pueden ser muy útiles para que el partido conecte con los ciudadanos.

dP.- ¿Descartan el voto ponderado?

MI.- Sí. Un ciudadano un voto

dP.- Además de las primarias ¿ el PSC se plantea otras medidas como listas desbloqueadas u otras fórmulas?

MI.- En el Parlament estamos discutiendo la Ley Electoral y nuestra propuesta es la de un sistema similar al alemán que permite la elección de diputados de distrito mediante primarias y que las listas sean desbloqueadas para que el ciudadano pueda alterar el orden las listas.

Reconstruir el projecte socialista

Reconstruir el proyecto socialista
DiarioProgresista, 5.10.11

Para reconstruir el proyecto socialista debemos encabezar la reivindicación de la política democrática. Sólo desde la política podremos someter la economía al interés general. Debemos desconfiar de aquellos que quieren limitar el papel de la política o cuestionan las instituciones y la democracia representativa puesto que de forma involuntaria o interesada acaban por favorecer los intereses de los poderosos.

Para reivindicar la política hay que asegurar que de verdad sea democrática, representativa y útil. Por eso debemos asegurar la mejora de los mecanismos de participación, la transparencia y la lucha contra la corrupción. Y también mejorar los mecanismos de representación, tomando como referencia el sistema electoral alemán que combina mayor proporcionalidad con la elección directa de diputados que representan sus distritos electorales. Y debemos estudiar la ampliación del derecho de voto a los mayores de 16 años, como piden las Juventudes Socialistas.

Los socialistas hemos cometido un gran error descuidando el debate de las ideas, el combate cultural. Demasiado a menudo, especialmente cuando ocupamos responsabilidades de gobierno, olvidamos que nuestra fuerza son nuestras ideas y el trabajo constante de nuestra gente, en las instituciones, y en la sociedad.

Nuestras propuestas tienen que partir de un análisis cuidadoso de la realidad, del conocimiento de los problemas que afectan a nuestros conciudadanos, de nuestra capacidad de ofrecer una explicación y una respuesta sobre lo que pasa. Y para eso hay que hablar muy claro.

1) Debemos afirmar que el sistema económico capitalista, la economía de mercado, sólo sigue la lógica del beneficio individual. Y que hay que regular y limitar los mercados si no queremos que la lógica de los mercados se imponga sobre los derechos y el bienestar de la mayoría.

2) Debemos afirmar que hace falta una nueva regulación de los mercados internacionales. El mercado de capitales tiene que ser fuertemente regulado para evitar movimientos especulativos y hay que introducir una tasa sobre las transacciones financieras. En los acuerdos de libre comercio hay que incluir cláusulas sociales y ambientales. Hay que eliminar los paraísos fiscales. Sólo así conseguiremos poner la economía al servicio de las personas.

3) Debemos avanzar hacia los Estados Unidos de Europa. La moneda única europea tiene que ir acompañada de una estrecha coordinación de las políticas económicas de los Estados, impulsando un verdadero gobierno económico europeo. Si no lo hacemos, iremos hacia el desastre. No puede ser que el presupuesto de la Unión Europea sea sólo el 1,27% del PIB de la Unión. Y que para defender países miembros en dificultades no tengamos los instrumentos necesarios. No nos lo podemos permitir. Y la Unión Europea no sólo tiene que ser un instrumento para evitar las turbulencias de los mercados financieros, además tiene que ser capaz de impulsar una estrategia de crecimiento económico, basada en la cohesión social y la sostenibilidad.

4) Si queremos mantener el Estado del Bienestar tenemos que asegurar su financiación. Y tenemos dos opciones: o introducir mecanismos de copago o impulsar una profunda reforma fiscal. Yo me inclino claramente por la segunda opción. Para empezar, recuperando el impuesto sobre el patrimonio. Suprimirlo fue un error, como lo fue afirmar que bajar impuestos es de izquierdas. Debemos introducir un impuesto sobre las grandes fortunas, evitar los mecanismos por los cuales las rentas de capital acaban tributando tan poco y combatir sin cuartel el fraude fiscal. Debemos evitar también la competencia fiscal a la baja entre Comunidades Autónomas, que es el principal argumento esgrimido por los que quieren eliminar el impuesto sobre sucesiones y donaciones. Y esto implica la armonización fiscal a nivel español y europeo. Y finalmente debemos avanzar también hacia una fiscalidad ecológica.

Creo que son mayoría los ciudadanos y las ciudadanas que quieren más y mejor democracia, más y mejor crecimiento económico, y más justicia social. Es a esta mayoría social a la que tenemos que dirigirnos. Aceptando con humildad nuestros errores, nuestras carencias. Defendiendo con orgullo las conquistas sociales que hemos ido consiguiendo. Reconociendo y explicando también los límites de la acción política. Buscando apoyos y complicidades. Escuchando a la gente y favoreciendo su participación en nuestras decisiones. Enriqueciendo nuestras propuestas a través del diálogo con expertos, creadores de opinión y activistas sociales y sindicales.

Las próximas elecciones generales representan un reto formidable. Sólo podremos vencerlo desde la unidad, el apoyo firme a Alfredo Pérez Rubalcaba, la reivindicación de la política democrática y la recuperación de un discurso socialdemócrata y europeísta como el que he intentado esbozar en estas líneas.