• Arxiu personal

    El mes de setembre de l'any 1977 començava la meva militància política. Aquesta pàgina recull els articles i intervencions públiques que he anat fent al llarg dels anys.
  • Correu electrònic

  • Xarxes socials

  • TRADUCTOR

  • Arxius

  • e-books gratuïts

  • La família socialista

Entrevista a El Punt Avui

ENTREVISTA A MIQUEL ICETA, PRIMER SECRETARI DEL PSC

“Al PSC alguns potser l’han esborrat massa aviat de la llista d’adreces”
“Espero les municipals amb candeletes, perquè aquells que ens han donat per morts vegin on som”
“Els que volen projectar que les eleccions del 27-S poden portar a la independència, o enganyen o s’enganyen”
“El seu full de ruta ha arribat al final”
Sóc sincer. Crec que no hi haurà una nova llei electoral. I menys vuit mesos abans d’unes eleccions
Estic convençut que dilluns el president Mas sortirà airós de la seva compareixença a la comissió d’investigació
En aquest país sembla que és més fàcil fer una nova constitució que una llei electoral
El meu càrrec sempre està a disposició del partit. Ja veurem què passa el 27-S, i després vindrà un congrés
L’expedient al jutge Vidal és una barbaritat. Per què hem de jutjar què fa en hores lliures?
Navarro va haver d’afrontar una situació molt difícil. El procés va crear molta tensió al PSC
A vegades el que hi ha són discussions, no sé si crispació social. No crec que Catalunya sigui una societat crispada

EL PUNT AVUI, 07/02/15
XEVI XIRGO

Amable i optimista de mena, i equipat amb la seva habitual Coca-Cola Zero, el primer secretari del PSC, Miquel Iceta, repassa i analitza en aquesta entrevista no només la situació que viu el PSC, sinó també el país, a les portes d’unes eleccions municipals i d’una convocatòria electoral al Parlament d’aquí a vuit mesos.

-Se’l veu còmode, en el càrrec de primer secretari. És allà on sempre havia volgut ser?
-Sí. Hi estic còmode. De fet, jo ja m’havia ofert per ser primer secretari el 2011, però llavors molts em van dir que no era la meva hora, i es va fer consens al costat de Pere Navarro. I vaig tornar a fer l’oferiment quan ja no hi pensava gaire, la veritat, i potser en un moment en què estaven molt forçats a acceptar-ho. Fixi’s si no hi pensava que fins i tot havíem parlat de la possibilitat que jo anés al Parlament Europeu. No m’imaginava tornant a la primera fila de la política catalana, però les circumstàncies m’hi han portat. I no voldria que sonés malament, però a mi em sembla que m’he estat preparant tota la vida per a un moment així.

-Si vostè mateix diu que ha viscut de la política tota la vida, deu ser fàcil dir que forma part de la casta.
-Sí, sí. Jo estic en política des del 1977, i no me n’amago. Però la gent que ens vam comprometre políticament de molt joves, i que hem mantingut aquest compromís, a mi em sembla que és un valor i no pas res criticable. I si d’això en diuen formar part de la casta, doncs bé…

-No crec que es digui en sentit positiu.
-Sap què passa? Sóc dels que pensen que val més boig conegut que savi per conèixer. L’experiència és un grau. Per a una operació a cor obert, cirurgià experimentat. Ara no és hora de venedors de safrà, és hora de solidesa i d’experiència, i de regeneració, que és el que jo i molta gent del PSC podem aportar.

-Tants anys fa que vostè està al PSC com que a Catalunya no hi ha una llei electoral pròpia.
-Sí, això és un fracàs.

-La veurem aviat, aquesta llei?
-Crec que no. Sóc molt sincer. Quan sento segons qui parlar amb tanta insistència d’aquesta estructura d’estat que anomenem administració electoral, el que en el fons admeten és que no hi haurà llei electoral. Hi renuncien. Perquè ho veuen molt difícil. I amb unes eleccions d’aquí a vuit mesos, encara és més complicat. Tot i això, no deixa de ser un fracàs col·lectiu… En aquest país sembla més fàcil fer una nova constitució que no una llei electoral.

-Ho diu per la constitució catalana del jutge Vidal?
-Sí. Cal posar les coses en perspectiva, i entendre que les coses no són tan fàcils com semblen. En un dels fulls de ruta que circulen, que ja no se sap mai quin és el bo, es parla de fer una constitució en deu mesos. Però si no hem estat capaços de fer una llei electoral en trenta anys! Potser que ens centrem en les coses que toquen. I aquí, en la llei electoral, permeti’m que li ho digui, Madrid no hi té cap culpa. De qui és culpa que no hi hagi llei electoral? Del PSOE? De Zapatero? De González?

-Ara sembla que del PSC. Si ho tinc ben entès, CiU, ERC, IC i fins i tot C’s setmanes enrere havien arribat a un consens, però el PSC no s’hi va incorporar…
-No és veritat, no és cert. Nosaltres volem més proporcionalitat i l’elecció directa de diputats de districte. Ens sembla que és el que vol la gent. La manera d’aproximar la política al ciutadà és que puguem votar directament el diputat d’aquell districte. Estan molt bé les llistes obertes i poder marcar creuetes en una llista, però és molt millor poder elegir el diputat directament. Ara, un sistema que no s’assemblés molt a l’alemany no satisfaria els ciutadans.

-I la proporcionalitat dels vots.
-Sí. La proporcionalitat és important. Ara mateix, si vostè explica a algú que el PSC va tenir més vots que ERC en les darreres eleccions, ningú s’ho creu, perquè ERC té 21 diputats i el PSC, 20. Volem un sistema més just. El pes dels partits al Parlament ha de ser proporcional al seu pes en vots. Volem això i volem l’elecció directa de diputats. I tan cert és això com que la resta de partits ho veuen de manera diferent, és cert.

-Per aprovar la llei, cal el suport de 90 diputats, dos terços del Parlament. I això quan falten vuit mesos per a unes eleccions…
-Vuit mesos abans d’unes eleccions no és el moment més feliç per plantejar aquesta llei. Però vaja, si ho proposen els mateixos que es veuen amb cor de redactar una constitució en deu mesos, és que els deu semblar bufar i fer ampolles…

-Si vostè estigués al CGPJ, li hauria obert expedient al jutge Vidal?
-No. Em sembla una barbaritat. Un jutge és un jutge i ha de ser imparcial quan fa de jutge. I si en les hores lliures vol fer una constitució o anar-se’n a l’Ateneu si n’és soci, per què ens hi hem de posar? No ho he entès. No acabo d’entendre en què es basa un càstig a un jutge per haver col·laborat desinteressadament a fer una constitució en hores lliures.

-A vostè, quan sent a parlar d’estructures d’estat, se li deuen posar els pèls de punta.
-No. Perquè ja en tenim. El Parlament ho és, el Síndic també, el govern, l’oficina antifrau… En tenim moltes. Però a mi ara em preocupa molt més l’estat d’algunes estructures, com la sanitat pública, que no pas les estructures d’estat. Abans de tenir-ne de noves, ens hauríem de preocupar de fer funcionar millor les que tenim.

-“Catalunya ha perdut quatre anys inútilment.” La frase és seva. Ho creu de veritat? Vol dir?
-Sí. En quatre anys, què tenim que no tinguéssim abans? Ni una competència nova, ni una inversió nova, ni un projecte potent nou… Ni hem resolt cap dels problemes que teníem abans. Han estat quatre anys perduts. Han passat coses? Sí. Però què en quedarà? Res. Han estat quatre anys d’estratègia i objectius equivocats. No hi ha hagut guanys reals. I, d’això, n’hauríem de ser conscients. No dic que els independentistes hagin de canviar el seu objectiu; només dic que analitzin el resultat real i què en quedarà: res.

-A veure si ara em dirà que entre Catalunya i Espanya no hi ha cap problema. Això es deu haver fet molt evident, en aquests quatre anys.
-Cert. Però això ja ho sabíem abans. Ho vam constatar el 2010 amb la sentència de l’Estatut i amb la manifestació posterior.

-Els dos milions de persones que van sortir al carrer el 9-N són uns ingenus?
-No. De cap manera. Volen un canvi. Però els partits que els proposen un canvi no els acaben de dir com el faran.

-Però dir que s’ha perdut el temps durant quatre anys…
Compte! Jo no dic que no hagin servit de res, aquests quatre anys. Tot serveix, a la vida. Respirar cada dia serveix molt, també. Ara potser sabem que hi ha 1.800.000 catalans que volen la independència, però això no els ha portat a la independència. Ni els hi durà. Estem empantanegats, bloquejats. Hi ha qui parla d’un empat d’impotència. Ni Catalunya pot fer l’estrebada per marxar, ni Espanya és capaç d’oferir un nou marc satisfactori per a la majoria de catalans. I això cal desfer-ho. Per mi, el camí, ja ho sap, és la reforma constitucional el 2016.

-Quan va dir que el dret a decidir és un ‘engañabobos’, estava dient ‘bobos’ als dos milions que s’ho van creure el 9-N?
-No. Els van dir que el que feien serviria per a una cosa i no ha estat així. I la prova és que els partits que estaven en aquesta història ara ja no en parlen, del dret a decidir. Ara ja estan en una altra pantalla. On és el Pacte Nacional pel Dret a Decidir? Estan decidint si l’enterren o el ressusciten. Potser esperen que arribi Setmana Santa…

-Vostès bé hi van ser, a la Comissió pel Dret a Decidir…
-I hi som. Però no s’ha reunit més. Ha quedat allà. Era tan important que la va presidir la presidenta del Parlament. I era tan important que ja no n’hem sentit a parlar més. Amortitzem molt ràpidament les coses. Si vostè decideix incloure aquest fragment de la conversa en l’entrevista, potser sí que farà que algú es pregunti on ha anat a parar, aquesta comissió. El dret a decidir ens ha durat només quatre mesos.

-I del full de ruta, què en pensa?
-El full de ruta diu moltes coses. Eleccions el 27-S, una declaració de sobirania (una altra, vaja), actes de sobirania, estructures d’estat, i eleccions i referèndum. Diu moltes coses, el full de ruta. Però no porta a la independència. No porta enlloc. No hi ha canvi significatiu en les relacions entre Catalunya i Espanya si no és per via d’un acord. Cal forçar una negociació. No hi haurà res unilateral.

-Potser s’oblida que no ens van deixar fer com a Escòcia i al Quebec…
-Si el que es vol és fer un referèndum sobre la independència, no hi ha cap altre camí que aquest, una llei de la claredat. I pensi que, tant a Escòcia com al Quebec, el que va fer possible un acord polític va ser que hi havia una majoria absoluta d’un partit independentista, i un lideratge clar. Aquí no sé si és així. I aquesta és una reflexió que haurien de fer els partits independentistes. Però vaja, a veure si ara jo em posaré a dir com s’han d’assolir uns objectius que no són els meus…

-No es freni…
-A mi el que m’agradaria és que els catalans poguessin votar un nou acord, una nova reforma constitucional que pogués ser sotmesa a referèndum. Si algú el que vol és un referèndum sobre la independència, el que necessita primer és una llei de la claredat.

-Per tant, les eleccions del 27-S vostè no les considera plebiscitàries? No serviran per comptar quants són els del sí i quants els del no?
-Però que no ho vam fer el 9-N, això? Ara, comptant no n’hi ha prou. Unes eleccions són unes eleccions, i un referèndum és un referèndum. El 27-S hi ha molts sís i molts nos, i això no és un referèndum. Al president li reconec la coherència, i ell mateix va dir que només podrien ser plebiscitàries si hi havia llista única, si els del sí anaven junts. I no ha estat així. Diuen que el contingut plebiscitari ja li donaran després, però això on va? Algú ens ho reconeixerà? No. I el que em preocupa és que hi haurà ciutadans que s’ho creuran i després se sentiran frustrats, enganyats. Potser no els agrada sentir-ho, però això s’ha de dir: Mas no ha aconseguit convocar unes eleccions plebiscitàries. El full de ruta del president ha quedat tocat, ha arribat al final.

-Si hi ha una majoria independentista al Parlament, insisteixo, no servirà de res?
-Els que volen projectar que aquestes eleccions poden portar a la independència, enganyen o s’enganyen. No seré més radical del compte. De les eleccions del 27-S, no se’n derivarà la independència. Tindrà un efecte polític? Sí. Però no durà a la independència. Siguem seriosos. No hi ha una relació causa-efecte com algú pretén establir. Per voluntarisme o per ingenuïtat, no ho sé, però no n’hi ha.

-El full de ruta s’ha donat per mort en tantes ocasions…
-Veurem què passa d’aquí al 27-S. No sé si després de les municipals el president tornarà a insistir a ERC amb la llista unitària. Però el president ho té molt difícil.

-Gairebé tan difícil com que a vostè li facin cas amb la proposta federalista, no? No sembla que ni el PP ni el PSOE vagin per aquí…
-Sí, sí. Cert. Però veurem què passa en la propera legislatura espanyola. Jo crec que hi haurà espai per a una reforma constitucional. Crec que el PP no tindrà majoria absoluta, crec que el PSOE portarà en el programa la reforma constitucional i Podem parla d’un procés constituent. Això passarà segur? No ho sé. A diferència d’altres, jo no dono res per segur. Però crec que hi ha espai. I respecto aquells que no ho volen i aquells que creuen que no passarà. Però jo m’estimo més una reforma que una ruptura.

-El 27-S al Parlament probablement ja hi haurà una majoria de diputats partidaris de la independència.
-Molt bé. I faran una declaració de sobirania, serà anul·lada i tornarem a començar.

-No hi ha recorregut?
-Té un valor, no ho nego. Però no té recorregut. No té efectes. La declaració unilateral no té efectes. No ho reconeixerà ningú. I pot ser paper mullat. Tindrà un efecte polític? Sí. Però no un efecte real.

-Vostè és el candidat ‘in pectore’ del PSC en les eleccions del 27-S vinent.
-No sabem si n’hi haurà més. Veurem si hi ha altres candidats que es presentin a les primàries. De moment, a mi no me’n consta cap més. I jo ho faré.

-Competirà amb altres socialistes que se n’han anat del PSC…
-Serem més socialistes al Parlament, si van en altres llistes. És possible que hi hagi excompanys meus en altres llistes, amb ERC o amb la del president. O sols. Ja ho veurem.

-Les probabilitats són altes. Quina sensació li provoca el fet que hagi marxat tanta gent?
-En general, tristesa. Tristesa i respecte, perquè amb alguns havíem passat molts anys junts. I va valer la pena. No faig retrets, perquè valoro molt més el que pugui passar a partir d’ara.

-Allò de les dues ànimes del PSC era fals, doncs?
-Al PSC hi ha tantes ànimes com gent. Som un partit catalanista, ens hi sentim i ho proclamem. No som independentistes, alguns no són sobiranistes, però tots som catalanistes. Sempre hi ha hagut moltes ànimes, al PSC. Què ha passat? Doncs que hi ha gent que ha arribat a la conclusió que sense una estrebada sobiranista no es mourà res, i hi ha gent que creu que a Espanya el federalisme no és possible. I aquests no s’han sentit ben representats pel PSC i han triat una altra opció.

-Sembla estrany que, tenint en compte el convenciment amb què vostè s’expressa, les enquestes continuïn pronosticant una nova davallada al PSC.
-Les enquestes ens diuen que els que pugen són Ciutadans i Podem, que no són pas precisament els entusiastes del procés. Entre ERC i CiU hi ha un efecte balancí, però la seva suma no sembla més potent ara que abans. I el PSC apareix per a molta gent com un partit més ambigu, que no vol una política de fronts, que no és independentista però que vol canvis… Potser això no té la credibilitat suficient per a molta gent. Però ja veurem què passarà quan arribin les eleccions. I jo respectaré el que decideixin els ciutadans. Si el PSC obté un mal resultat en les eleccions no serà perquè algú li vulgui mal, serà perquè la seva proposta no tindrà la credibilitat o el suport suficients per tirar endavant.

-I si en les municipals hi ha un altre daltabaix…?
-Crec que en les municipals el PSC serà el segon partit més votat a Catalunya. Com a molt, el tercer. Per tant, serà un daltabaix molt relatiu. Quan algú sumi i vegi que som el segon o el tercer partit més votat, potser dirà: “Carai, però no eren morts, aquests? No els havia substituït no sé qui?” És cert que hi ha partits que faran moltes més llistes, però en llocs molt petits. Nosaltres ja n’hi voldríem tenir, no es pensi. Però a l’hora de comptar els vots veurà que passa això. Que seguirem sent el que som: la segona o la tercera força política, encara que a vegades se’ns tracti com si fóssim la setena o la vuitena.

-Se senten maltractats? Pels mitjans de comunicació?
-Maltractats no és la paraula. Però com que el debat polític ara gira sempre a l’entorn del procés, i el PSC no en forma part, som menys presents. No formem part de la roda. I això té un preu en la presència mediàtica.

-A TV3, per exemple?
-Allà diuen que sortim moltíssim. I deu ser cert. Però em fa l’efecte que, del PSC, tendeixen a interessar molt més els efectes negatius que ens provoca el procés, molt més que altres coses. No és una qüestió de minutatge, sinó potser de contingut. Però vaja, jo no em queixo mai públicament dels mitjans. Qui fa culpable de les seves penes els missatgers, normalment el que està fent és no acceptar la realitat…

-El que és evident és que el procés al PSC l’ha afectat molt.
-I tant. En algun moment em sembla que havíem donat lloc a quatre partits nous. Ara sembla que no, que només en sortirà un altre, de nou. Imagini’s si dóna, el PSC… Els efectes interns del procés al PSC s’han airejat molt. Del PSC gairebé no es parlava de res més. No em queixo, simplement constato. Per això espero amb candeletes les municipals, perquè aquells que ens han donat per morts vegin on som. Que algú vegi que al PSC potser se l’ha esborrat de la llista d’adreces massa aviat.

-Però, de governar a la Generalitat, a les diputacions i als principals ajuntaments, han passat a un oasi… A perdre més d’un milió de vots.
-Però som el tercer partit de Catalunya. I en les municipals podem ser els segons. Veurà. Som això i no volem ser més. No podem reclamar més del que som, però també reivindiquem el que som. Encara que no siguem cada dia dalt la roda aquesta del procés independentista.

-Si el 27-S, però, les enquestes tenen raó i el PSC no és ni la segona ni la tercera ni la quarta força política, vostè posarà el seu càrrec a disposició?
-El meu càrrec sempre hi està, a disposició del partit. I quan s’hagin produït les eleccions, probablement molt aviat hi haurà un congrés i el partit decidirà què vol fer. Com que les enquestes ara ens donen tan mals resultats, també podria ser que quan hi arribem el resultat no sigui tan dolent, no? A veure si encara em salvarà que no sigui bo, sinó que sigui millor que el que alguns es dediquen a vaticinar.

-Què li va passar a Pere Navarro?
-Que va haver d’afrontar una situació molt difícil. Que el procés sobiranista va causar unes tensions molt fortes sobre el PSC, i que eren molt difícils de governar. Però a ell li devem la negociació amb el PSOE de la reforma federal. Va considerar que no era bo per al partit continuar. Hi ha vegades en què les situacions són molt complicades. Crec que si jo hagués estat primer secretari del partit en aquell moment, el resultat de les eleccions europees no hauria estat millor, francament.

-Ell va denunciar crispació social al carrer. Vostè n’hi veu?
-Crec que n’hi ha hagut. Algunes coses que a mi em diuen per Twitter probablement no les diuen a ningú més. Ara, això és crispació social? A mi a la Diada del 82 van estar a punt d’agredir-me i em van dir botifler. Miri si fa temps. Però jo, a això, hi dono una importància molt relativa. En política no agrades a tothom. I la gent ha de poder expressar la seva incomoditat o animadversió. Sense agressions, és clar, que això és intolerable. A vegades el que hi ha són discussions, no sé si crispació social. No crec que Catalunya sigui una societat crispada.

-De què servirà la comissió d’investigació del cas Pujol?
-Totes les comissions serveixen d’alguna cosa. Però potser servirà més per establir mesures a prendre que no pas per aclarir el cas. La comissió no té mecanismes d’investigació policial. Hi ha qui no està obligat a comparèixer. No espero dades noves sobre el cas, però potser sí que traurem conclusions per millorar coses. També és cert que a la comissió tot s’ha desbordat, que s’han demanat moltes compareixences i que correm el risc de perdre’ns enmig de tot plegat.

-I sobre la compareixença del president Mas?
-Estic convençut que en sortirà airós. I la gent apreciarà que hi vagi. La gent ha de veure que els responsables polítics ho són, i que en reten compte davant les institucions quan els ho reclamen. Encara que hagin de donar explicacions sobre coses de les quals personalment no són responsables, però que pel lloc que ocupen en podrien tenir coneixement. O perquè surten en algunes converses. No em sembla tan estrany que el president hi comparegui. Pot tenir la virtut de tranquil·litzar l’opinió pública i de deixar clar que res s’escapa de l’escrutini parlamentari.

-Darrere les eleccions del 27-S vindran les espanyoles. Carme Chacón és una bona candidata?
-Això ho hauria de parlar amb ella. En les darreres enquestes que havíem fet temps enrere sobre política espanyola, Chacón era una persona molt coneguda i ben valorada per l’electorat socialista. Però això era fa temps. Ara s’hauria de parlar amb ella. No ho he fet. I no sé ella què en pensa.

-I les eleccions andaluses, quina repercussió tindran?
-Tot a la vida té repercussions. Si el resultat dels socialistes fos bo, podria tenir un molt bon efecte en l’ànim dels socialistes. També veurem què passa amb Podem, què fa quan tingui responsabilitats: si fa acords o no, si vol governar o no…

-Si guanya Susana Díaz, sembla que Pedro Sánchez ja pot anar fent les maletes…
-No ho crec. Ella ha dit, i haurà de dir molt més, que el seu objectiu és Andalusia. Al cap de quatre mesos de ser elegida a Andalusia, no crec que surti disparada cap a un altre lloc… Però vaja, el futur està per escriure. Ara ella se l’ha jugat molt, i caldrà veure què passa.

-Tots donem per fet que Podem serà clau en molts llocs a mesura que s’acostin les eleccions. I que Podem haurà de decidir si fa pactes amb el PSOE o amb el PP. Però això també es pot llegir a la inversa, no? I que la clau la tingui el PSOE. Miquel Iceta per qui es decantaria?
-Jo em decanto sempre per pactes d’esquerres. És la meva inclinació natural. Però mai se sap. Jo també he ofert pactes de col·laboració al president Mas, que no és pas d’esquerres. Els pactes s’han d’establir en funció de compromisos i programes concrets.

-Finta la resposta?
-No. És que la vida fa moltes voltes. El que és clar, però, és que a Espanya és molt difícil pactar amb un PP que es nega a reformar la Constitució. Això és impossible. I si un PP sense majoria absoluta canvia d’orientació? No ho sabem. Tot i que això ara com ara és impensable.

-La seva tendència natural, per tant, és pactar amb Podem?
-Sí. Sí, amb peròs. I ho dic perquè Podem és molt incert. Els puc concedir el benefici del dubte, però per ara es fa molt difícil saber si ells volen cap acord amb ningú, si el que volen no és conservar aquesta mena d’aureola virginal. No sé si hi haurà d’haver pactes amb ells, però si n’hi ha han de ser amb un programa concret i amb transparència.

Entrevista a El Huffington Post

Iceta (PSC): “Ha habido un fracaso de la política en el tema catalán”

ANTONIO RUIZ VALDIVIA
THE HUFFINGTON POST, 8.11.14

BARCELONA- “Nacido para pactar”. Así se define Miquel Iceta, el líder de los socialistas catalanes. Todo han sido retos para él desde que llegó a lo más alto del ‘partido hermano’ del PSOE en Cataluña el pasado mes de julio tras la marcha de Pere Navarro por el batacazo electoral en las elecciones europeas.

Es un día importante en Cataluña, casi una jornada de reflexión previa a la ambigüa consulta que se producirá este domingo sobre el futuro de la comunidad. Iceta (Barcelona, 1960) analiza lo que está sucediendo en esta entrevista y afirma que mañana no participará en esta “movilización”. La política “ha fracasado” hasta el momento, pero él pone una solución sobre la mesa: una reforma constitucional que puedan votar los ciudadanos.

¿Cómo definiría el 9-N?

Una movilización que culmina en un simulacro de votación. Sobre todo es una movilización porque un referéndum o una consulta tienen unas garantías democráticas que este proceso no tiene, pero será importante.

¿Qué va a pasar este domingo?

Habrá mucha gente expresando su opinión de una forma absolutamente cívica y pacífica.

¿Irá a votar?

No.

¿Delegará finalmente la Generalitat todo el proceso en voluntarios?

Espero que sí, también lo creo. Lo que tenía que hacer la Generalitat para llamar a este proceso lo ha hecho ya. La ejecución material mañana lo llevan voluntarios que son los que están en las mesas recibiendo a la gente. Oficialmente no sé, pero en la práctica sí.

¿Por qué hemos llegado a esta situación?

Es obvio, por falta de diálogo. Aquí ha habido un fracaso de la política. Hay un problema que nadie puede negar. Si se me permite la ironía, ni (Mariano) Rajoy puede negarlo. Lo que pasa es que los dos gobiernos, que tenían la máxima responsabilidad de encontrar un camino para encauzarlo, no lo han hecho y parece que últimamente solo se hablan a través de los tribunales. Eso es muy malo y no contribuye a solucionar el problema.

¿Qué le parece la actitud de Artur Mas en todo este proceso?

Se ha sentido obligado por un compromiso electoral, por un acuerdo con ERC, y ha intentado hacerlo de la forma mejor posible. Pero parte de varios errores. Uno era pensar que en el año 2014 tenía que suceder todo, y que podía suceder en una época de mayoría absoluta del PP es equivocado. Y, por otro lado, pensar que podía hacerlo por sí solo. Creemos que la solución no puede ser unilateral y, por tanto, pensar que se va a hacer una consulta porque ‘yo lo valgo’ no es suficiente. Ha intentado buscar atajos que no llevan a ningún sitio. Se habla de la tercera vía, pero solo hay una, que es la del diálogo, la negociación y el pacto para una consulta, para el cambio de la Constitución e, incluso, para una independencia.

¿Y el Gobierno de Rajoy?

Ha tenido una especie de indiferencia afectada y, de repente, parece sorprenderse de las cosas y gesticula. Ha habido una incapacidad de proponer una solución. Cuando Rajoy dice que la ley debe cumplirse, yo digo que solo faltaría. Pero hay que contribuir a solucionar los problemas. Si te escudas en eso, estás escapando a tu responsabilidad. La actitud del Gobierno es muy equivocada, pero es que es muy responsable de lo que está pasando. Está en uno de los orígenes del problema con su campaña del PP contra el Estatut, su recurso ante el Constitucional y su política recentralizadora.

¿Qué propuesta pone sobre la mesa el PSC?

Nosotros tenemos una, la más clara hasta ahora, que es una reforma constitucional. Por un lado, hay que recuperar los afectos, esos intangibles que a veces son difíciles de manejar, pero que al final son los que no cuestan ni un euro. Y luego, un nuevo pacto en la reforma constitucional. Esto tiene la ventaja de que luego se puede votar porque no va a haber una solución que los ciudadanos no puedan votar.

¿Qué va a pasar el 10 de noviembre?

Espero que se abra el espacio de la política y que quizá el diálogo que no se ha producido pueda empezar a caminar. Espero que todo el mundo se afane en buscar propuestas y esté dispuesto a compartirlas y negociarlas con otros. Lo que pasa es que hay un calendario electoral español, con unas municipales y autonómicas en mayo, y puede haber un calendario electoral catalán. Uno de los errores de Mas es haber convertido esta legislatura en una especie de cuenta atrás, que parece que se acababa el 9-N. La cercanía de las campañas suele entorpecer los procesos de negociación.

¿Habrá adelanto electoral en Cataluña?

Tiendo a pensar que sí, pero creo que no es lo mejor que nos puede pasar. Sería el segundo consecutivo, la legislatura pasada duró dos años. No es bueno, habría que cumplir las legislaturas.

¿El PSC estaría dispuesto a ser el socio de CiU en vez de ERC?

Lo que hemos dicho es que si nos ponemos de acuerdo en lo que hay que hacer en ese tiempo, estamos dispuestos a lo que haga falta. Lo que hay que hacer son cuatro cosas: relanzar la economía y crear puestos de trabajo, proteger el Estado del Bienestar, regenerar la democracia y buscar un acuerdo con el resto de España. Si es para eso, estamos dispuestos para lo que haga falta. Si es para otras cosas, no.

¿Qué posición tiene el PSC tiene sobre el ‘derecho a decidir’?

Cada vez lo digo más fácil, no hay solución que no pase por el voto de los ciudadanos. Mecanismos puede haber varios, pero el que creemos que es mejor es el referéndum constitucional porque permite a los ciudadanos votar sobre un nuevo pacto.

En este sentido, ¿cómo es la sintonía con el nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la dirección federal?

Es muy buena. En cuanto a la existencia de este problema y al camino para solucionarlo, estamos muy de acuerdo. El PSOE está comprometido en una reforma constitucional y hay elementos suficientes para dar respuesta al malestar catalán. Hemos tenido la suerte de que el trabajo por acercar posiciones y llegar al acuerdo viene de lejos, lo hicieron Alfredo Pérez Rubalcaba y Pere Navarro. Y Pedro Sánchez lo ha hecho suyo.

Cuando se postuló para liderar el PSC dijo que no sería el candidato en las elecciones autonómicas, pero luego ha cambiado de opinión…

Es verdad, dije que no tenía la intención de ser candidato y no la tenía. Pero ahora estamos en un panorama político en el que se pueden anticipar las elecciones muchísimo. Consideré que tenía que decir que si se adelantan, estoy dispuesto. No voy a dejar al PSC tirado.

Defina de la manera más breve posible a…

Artur Mas (CiU): Prisionero de sus circunstancias y de sus socios.

Oriol Junqueras (ERC): Un independentista con mucha prisa.

Alicia Sánchez-Camacho (PP): Una persona valiente que debería tener más influencia en el PP español.

Albert Rivera (Ciudadanos): Un cruzado del antinacionalismo.

David Fernández (CUP): Un revolucionario con muy buenas maneras.

Joan Herrera (ICV): Un federalista en la encrucijada.

Miquel Iceta (PSC): Nacido para pactar.

Tras someterse a esta ‘tortura’ de definiciones, Iceta sonríe y se relaja. Es sábado por la mañana. Ahora debe sacar un poco de tiempo para el Miquel más personal… y se marcha a la compra.

Entrevista a la revista Tiempo de hoy

LÍDER DE LOS SOCIALISTAS CATALANES. En pleno proceso soberanista, con las posiciones cada vez más enconadas, Iceta sigue defendiendo el diálogo. Cree que cuando se acabe el choque de trenes seguirá quedando solo una salida: la negociación. Espera que entonces empiecen a llegar las propuestas. Los socialistas, recuerda, hace tiempo que las presentaron.

“No hay solución en Cataluña que no pase por una votación”

MIQUEL ICETA

TIEMPO DE HOY, 7.11.14
LUIS CALVO / FOTO: JORDI PARRA

MIQUEL ICETA
La última bala del PSC

Miquel Iceta (Barcelona, 1960) ha sido siempre un hombre del partido. Lo es desde que se afilió siendo casi un niño a las Juventudes Socialistas de Cataluña y, más tarde, ya como militante. Concejal con solo 27 años, ha encadenado multitud de puestos en la política nacional y autonómica. Fue director de Análisis del Gabinete de la Presidencia del Gobierno con Narcís Serra y luego diputado en el Congreso y el Parlament. Dicen que se mueve como pez en el agua en labores orgánicas. No en vano, Iceta ha dedicado buena parte de su tiempo a los entresijos del PSC, el mismo partido que ahora trata de salvar. Accedió al cargo de primer secretario tras la debacle de las europeas y la renuncias de su antecesor, Pere Navarro. De su labor dependerá que el partido no se diluya en la guerra entre constitucionalistas y soberanistas. Lector voraz pese a la falta de tiempo libre, está volcado ahora sobre Cataluña y las demás Españas de Santiago Muñoz Machado.

¿Comparte la suspensión del Tribunal Constitucional?

Consideré un error la impugnación planteada por el Gobierno pero una decisión del Tribunal Constitucional debe ser acatada por todos.

¿Qué opina de que la Generalitat mantenga pese a todo la convocatoria?

Es otro error, tras la decisión del Constitucional la Administración debe abstenerse de impulsar el proceso de participación suspendido.

¿Qué consecuencias va a tener este acto de desobediencia?

Veremos si el Govern se empeña en desconocer las reglas del Estado de Derecho. No es a lo que Artur Mas se había comprometido. Van ya dos suspensiones consecutivas.

¿Cómo se para este tira y afloja?

Es que estamos hablando solo de cumplimiento de la ley, no de soluciones. El problema va a seguir ahí después del 9 de noviembre, pase lo que pase ese día. Nosotros emplazamos a los dos Gobiernos a que dialoguen y propongan sus soluciones. Hasta ahora solo los socialistas hemos dicho que creemos que el camino es una reforma constitucional y estamos de acuerdo en qué debería contener. Pero los demás solo nos dicen que están muy enfadados y poco más. El Gobierno de España está obligado a decir algo más que “que se cumpla la ley”. Eso es lógico y todos los que estamos dentro del Estado de Derecho lo aceptamos. Pero, ¿cómo vamos a resolver el problema? ¿Qué propone el PP? Yo aún no he oído nada.

Ha dicho que la impugnación era un error. ¿Por qué?

Lo creo yo y lo creía Rajoy hasta hace poco. Si no recuerdo, mal dijo que el cambio de propuesta era una excelente noticia. No sé por qué ha cambiado de opinión. En cualquier caso, creo que podía servir como camino para la movilización de los del sí-sí. No veo que tenga mucho sentido impugnar una movilización.

¿Se votará el domingo aunque sea sin las garantías?

Creo que desde el voluntariado y las organizaciones cívicas se va a mantener la convocatoria, que tendrá más de movilización que de otra cosa.

Pero habrá un proceso participativo mediante papeletas. ¿No es lo mismo?

Eso es otra cosa. Nos estamos quedando en los juegos de palabras. Para mí una votación democrática es una que tiene garantías, en la que todo el mundo haya sido llamado a las urnas, donde hay una autoridad electoral independiente, unos interventores, un proceso que permite impugnar, una campaña electoral en la que hay espacio para las distintas opciones… Este no lo es. Por lo tanto, me resisto a llamarlo votación. Es una movilización que acaba en un simulacro de votación. Si la pregunta es si habrá movilización, yo estoy convencido. En una forma u otra se producirá. Si al final no hubiera papeletas o colegios, probablemente habrá una convocatoria multitudinaria de gente manifestándose. Lo que hay que ver es si el Gobierno de España está en el fondo contribuyendo al éxito de esa movilización. Aunque piensa que la está obstaculizando, igual lo que hace es alimentarla.

¿Cree que los militantes del PSC querían votar el domingo?

Yo creo que no. Es que nosotros no hemos aceptado nunca ni la pregunta. Una doble pregunta en que la primera no es clara y la segunda depende de la primera… no podemos aceptarlo. Lo que sí hay es mucha gente del PSC que le gustaría votar. Ven que no hay solución del encaje de Cataluña en el resto de España que no pase por una votación. Y eso yo lo comparto. Pero debe ser una votación legal y acordada. Y espero que pueda ser sobre una propuesta de acuerdo entre Cataluña y el resto de España, que para mí es una reforma de la Constitución.

¿Sobrevive en el PSC una corriente soberanista?

Sí, pero es normal. Si tú propones soluciones para el acuerdo y, de repente, un día llegas a la conclusión de que el acuerdo no es posible, ¿qué haces? Yo entiendo que haya gente que diga: “A mí me parece muy bien lo que propones, pero no lo veo posible y tengo que elegir. Y en estas condiciones no quiero seguir en España”.

¿Qué pasará el día 10? ¿Se ha acabado el espacio para la política?

Seguirá habiendo política, pero es verdad que en la política catalana puede provocar una cierta aceleración de los tiempos y desembocar en una convocatoria anticipada de elecciones. A partir de ahí volverá a tocar negociar. Un problema de estas características solo se puede arreglar a través del diálogo y de la negociación. Y si sabemos que ese es el final, ¿por qué no hacerlo ya?

¿Hay espacio para un pacto de estabilidad entre PSC y CiU?

Es muy difícil, porque Mas tiene muy complicado salir de la lógica en la que se ha metido. Nosotros estamos proponiendo algo que él podría compartir pero que ahora no está en condiciones de aceptar. Hasta el domingo es muy difícil que algo se mueva. A partir del 9 se abre un espacio.

¿No comparte que las próximas elecciones vayan a ser plebiscitarias?

Es que unas elecciones son una cosa y un plebiscito es otra. En unas elecciones uno puede elegir entre varias opciones políticas que tienen sus programas y en un plebiscito solo puedes decir sí o no. Son términos casi diría que antitéticos. Aquí se propone porque se dice que tiene que ver con una posterior declaración de independencia. Pero yo digo: pongamos que sale una mayoría para hacerla, de hecho hoy en día la hay, podría hacerse esta misma tarde. ¿Qué pasa después? La anula el Constitucional, ningún país te reconoce… ¿De qué te ha servido? Lo que has elegido es un Parlamento para los próximos cuatro años. Serán unas elecciones que eligen una cámara, una mayoría parlamentaria, la mesa, el presidente, el Gobierno que deberá aprobar un presupuesto… es algo mucho más complejo que un sí o un no que no va a llevar a ningún lado.

Pero es evidente que habrá un tema fundamental en la campaña.

Sí, pero cada partido deberá decir cuál es su propuesta. Hay diversos síes y noes. Hay partidos que dicen no a la independencia porque estoy bien como estoy. Hay quien dice no, pero quiero un Estado federal; quien dice sí a la independencia mañana mismo, y quien dice sí, pero negociando. Son muchas posturas distintas. Reducir unas elecciones a blanco o negro creo que es engañar directamente.

¿Y si gana una mayoría secesionista con un solo punto en el programa?

Muy bien, pongamos que ganan. ¿Y? Si uno quiere la independencia necesita o bien un mecanismo para que los ciudadanos puedan votarla, a través de una reforma de la Constitución que le dé esa posibilidad, o bien una negociación política con el Estado. Siempre vamos a lo mismo. Para lo que sea, que no sea quedarnos como estamos, el camino solo es uno: diálogo, negociación y pacto.

¿Cree que una declaración unilateral de independencia quedaría en nada?

Yo creo que sí. Aquí ya hicimos una declaración de soberanía que se aprobó por mayoría en el Parlament.

No es lo mismo.

En el fondo, sí. El contenido es distinto, pero el recorrido, igual. La aprueba el Parlament. El Gobierno la recurre, El TC la anula. ¿Qué ha quedado de eso? Cataluña no puede ser independientemente por sí misma. Lo dice la práctica. Un país solo es independiente cuando otros países le reconocen. Si no tienes garantizado que países importantes te vayan a reconocer, es un brindis al sol.

¿Cree que Rajoy y Mas actúan de forma electoralista?

Claro. Si no, no se entiende que no hagan nada por arreglar el problema. El hecho de que haya elecciones en mayo es algo que en Madrid no pierden de vista. Y más cuando las encuestas no van nada bien por temas como la corrupción, el ébola, el aborto… Al final dicen: ¿qué argumento tengo fuerte? Pues la unidad de España. Y eso que son ellos quienes la pueden acabar poniendo en peligro.

El PSC, con su propuesta de diálogo, se ha hundido electoralmente.

Hasta que la gente vea que si Mas o Rajoy no pueden arreglarlo habrá que buscar a otros que sí puedan.

Podemos adelanta al PSOE en el CIS. ¿Qué deben hacer los socialistas?

Hay mucho trabajo por hacer y mucha confianza y credibilidad por recuperar. El trabajo de Pedro Sánchez necesita tiempo para enraizar y recuperar la función del PSOE, que es ser mayoritario.

¿Ha decepcionado el efecto Sánchez?

No, creo que se equivocan quienes esperan efectos milagrosos de un cambio de cara…

Se dijo que el problema era Rubalcaba.

Yo es que creo que en eso se equivocaban. Nadie me habrá oído decir eso. El problema del PSOE tenía que ver con el desgaste de Zapatero, con el giro de política económica, con la inercia frente a fenómenos como la corrupción. No era un problema de Rubalcaba, ni lo es de Pedro Sánchez. Yo estoy muy esperanzado en esta nueva etapa. Una encuesta es un dato, no un veredicto.

¿Serán las municipales determinantes para que se consolide o no?

Yo no creo que sean la prueba definitiva del liderazgo de Sánchez. Su reválida serán las generales.

Entrevista a Agenda Pública, Astrid Barrio, eldiario.es

Entrevista a Miquel Iceta en Agenda Pública, Astrid Barrio, eldiario.es, 16.05.13

“El sistema de primarias para elegir candidatos debería ser la norma y no la excepción”

Uno de los temas que más hemos analizado en Agenda Pública es el de la necesaria renovación de los partidos y de sus sistemas de selección de candidatos. En la conversación ‘El futuro de los partidos: ¿transformación o desaparición?’, Joan Botella y Jaume Collboni debatieron sobre la necesidad de cambio en las organizaciones políticas, y en ‘Primarias: ¿ciudadanía o militancia?’, Miquel Pérez Moneo, Óscar Barberá y Astrid Barrio analizaron los pros y contras de los sistemas de primarias como principal elemento de cambio en los procesos de selección política.

En esta ocasión es precisamente Astrid Barrio quién guía esta conversación con Miquel Iceta, Director del Departamento de Análisis del Gabinete de la Presidencia del Gobierno de España con Narcís Serra (1991-1995), actual secretario primero de la Mesa del Parlament de Catalunya, diputado del PSC y Presidente de la Fundació Rafael Campalans, sobre la crisis de representatividad, la idoneidad de las primarias, y los distintos retos que tendrán que afrontar los partidos políticos para garantizar su supervivencia.

Astrid Barrio (AB): Me gustaría que en la medida de lo posible nos centremos en dos temas muy concretos. Primero, ¿cuáles deben son los requisitos de un buen político? Y segundo, ¿cómo hacen los partidos para tratar de buscar buenos políticos? Hace poco Agenda Pública publicó “Selección de políticos: administrando la miseria”, un post de Pablo Simón muy crítico con la selección de políticos que me hizo pensar en cómo podemos medir la capacidad de un político. ¿Qué es un buen político?

Miquel Iceta (MI): Un buen político es alguien que ejerce la función para la que ha sido elegido como representante, participa de forma activa en el debate político, y si tiene responsabilidades de gobierno pues es capaz de aplicar sus compromisos y de cambiar las cosas en el sentido que se ha comprometido con la ciudadanía.

AB: Es interesante el término de la representación, ¿qué se supone que representa un político?

MI: Debe representar la voluntad de los electores. Y para hacerlo bien pues debe ser coherente con el programa con el que se ha presentado ante ellos en la campaña electoral. Por otro lado, los partidos incorporan unos valores y a este político se le supone afín a esos valores que también lo han hecho merecedor de la confianza de los ciudadanos.

Está claro que un político ha de saber en que mundo vive, a dónde quiere llevarlo, las preocupaciones de sus electores, y ha de ser capaz de trasladarlo a la esfera política. Un político tiene que ser también un mediador entre la sociedad y las instituciones. Tiene que ser permeable, comunicar bien, la gente debe entender lo que dice y lo que hace. Eso en estos momentos de incertidumbre es más importante que nunca.

AB: Pero ahora mismo una de las grandes críticas que se plantean es que los partidos o los líderes políticos no representan. ¿Cómo intentáis los partidos políticos cumplir esta función? ¿Cómo se seleccionan los candidatos y los cargos internos de los partidos?

MI: No creo que en los partidos haya un especial esfuerzo en buscar talento fuera y es evidente que ese es uno de los déficits que hay. En general los que están dentro son reticentes a buscar otros para cargos que ellos podrían ocupar. Esto es exactamente igual que en cualquier otra organización como por ejemplo ser una empresa. Entonces, dentro de la gente disponible, que cada vez es menos, pues intentan buscar al que pueda desarrollar mejor la tarea que se le confía pero también que estén en sintonía con quién manda en el partido. Y obviamente esto introduce un sesgo en la selección interna.

AB: ¿Es importante la formación académica para un partido? ¿Y la formación política?

MI: Nosotros en el PSC tenemos una formación muy básica, ahora bien, no todos los que llegan a puestos de responsabilidad política han pasado por esos procesos. Pero aquí lo más importante es la experiencia. Por ejemplo, ¿qué hace que un diputado sea bueno? Porque un político puede ser muy bueno en su tema y no ser buen diputado porque no es capaz de crear consensos, no tiene una buena relación con los sectores con los que debe tener una interlocución fluida, etc. Esto es importante entenderlo, la capacidad del diputado para hacer bien su trabajo solo se adquiere con la experiencia. Cuando un político llega al Parlamento su primera legislatura nunca es la mejor.

AB: Con esto estás diciendo que se debe defender la profesionalización de la política frente a una sociedad que parece que pide justo lo contrario…

MI: Es que a un político le pedimos de todo. Le pedimos que sea nuevo pero que tenga mucha experiencia, le pedimos que no haga mucho ruido pero que se haga notar, que se pelee pero que no aparezca como un broncas, etc. Sí, ahora hay una demanda de renovación pero curiosamente algunas de las figuras más bien valoradas, como Stéphane Hessel o José Luis Sampedro, eran muy mayores. En Italia el presidente de la República, Napolitano, tiene 87 años. También recuerdo que en el penúltimo congreso del SPD el discurso que tuvo un mayor impacto fue el de Helmut Schmidt, que tampoco es precisamente joven. Todo esto, ¿por qué? Pues porque en el fondo también hay un aprecio a la experiencia.

A los políticos se les pide de todo, igual que a los partidos políticos. Se les pide que tengan mucho debate interno pero al mismo tiempo cuando lo tienen se dice que están muy divididos, y que por tanto no merecen la confianza para gobernar. Las demandas ciudadanas pueden ser muy variadas y a veces contradictorias entre sí. Lo que es evidente es que tiene que haber de todo. La política debe tener un grado de profesionalidad pero también se debe renovar, se debe tener una personalidad fuerte y a la vez tener empatía, hacen falta liderazgos fuertes y a la vez capacidad de trabajar en red.

Pero volviendo al tema de la representatividad. Dicen “los políticos no representan”. Pues depende. Si se mide por los votos que tienen detrás representan bastante más que quien dice que “no nos representan”. Pero por otro lado es verdad que hay una percepción de que los políticos viven en un mundo aparte, y además nadie sabe muy bien quién los ha elegido. Esto es por culpa del sistema de listas cerradas y bloqueadas. Espero que se acabe aprobando un sistema de listas como el alemán que al menos permita que haya diputados de distrito, que tendrán una relación forzosamente más estrecha con sus electores, y tendrán que adquirir méritos con sus representados y no solo con la gente del partido.

AB: ¿Esto podría complicar mucho la vida interna de los partidos?

MI: Sí pero es que hay que perder el miedo. Al final los partidos son instrumentos de la sociedad y viven de esta desde muchos puntos de vista, empezando por la financiación que es pública en su mayor parte. Tienen que ser mucho más democráticos de lo que son. El sistema de primarias para elegir candidatos debería ser la norma y no la excepción. Y si hiciéramos un sistema electoral con candidatos de distrito, lo normal sería que estos también fueran elegidos por un sistema de elecciones primarias. Es evidente que ha de haber bastante más pasarelas entre los partidos políticos y la sociedad.

AB: Pero igual el hecho de establecer el sistema de primarias abiertas pone en duda el papel de los militantes, en el sentido de que les quita margen de decisión en uno de aquellos pocos temas en los que podrían influir directamente.

MI: Vamos a ver, ¿cuál es la función de un partido? Relacionarse con la sociedad, generar ideas y programas, y reclutar el personal político. Desde el punto de vista de la relación con la sociedad los militantes son imprescindibles e irremplazables. Desde el punto de vista del debate interno de ideas también son imprescindibles e irremplazables. Estamos hablando solo de la tercera cosa, la selección del personal político. Por un lado están los responsables políticos del partido, sobre los cuales deciden los militantes. Y por otro los que han de estar en contacto con la sociedad, a los que ahora se plantea que los ciudadanos también intervengan en su selección. Yo no creo que el militante esté perdiendo tanto pero sí que está aceptando que de alguna manera no es el propietario de una marca, sino que en todo caso es una especie de franquiciado.

AB: Es curioso porque muchas de las críticas que ahora se plantean a los partidos ya estaban en el estudio clásico que Michels hizo del SPD en 1911.

MI: Ya me gustaría a mí que los partidos fueran ahora como los que criticaba Michels en el sentido de militancia mucho más numerosa, presencia social muy activa, de ser centro de una constelación de organizaciones sociales y a veces incluso económicas. Ahora en cambio ni han conseguido ser un partido de todo el pueblo, ni tampoco son tan representativos de un sector concreto.

AB: Ahora la sociedad es mucho más plural y está más segmentada.

MI: Justamente por eso creo que es importante que existan más pasarelas entre partidos y ciudadanía. Cuando los partidos ya no son representantes de un sector sino que pretenden representar a ciudadanos muy diversos, la única manera de garantizar eso es abrir pasarelas. Esto se consigue con las primarias.

También es verdad que las primarias no pueden ser vistas como una especie de agua bendita que todo lo cura. El caso italiano es el mejor ejemplo. El PD está en una crisis brutal y probablemente sea el partido más democrático que hay. Su problema no es solo de participación, también es de pensamiento. Si uno intenta meter en un mismo partido a un ex-demócrata cristiano y a un ex-comunista, tarde o temprano va a tener un problema de coherencia ideológica. No es solo un problema de ponernos de acuerdo en quiénes nos representan, también tenemos que saber qué queremos representar.

AB: ¿Y se pueden construir pasarelas ideológicas?

MI: Los partidos han de ser capaces de discutir con todos aquellos que quieran. Lo que pasa es que luego igual descubren que la gente que quiere participar en una discusión política es la que es. Pero en fin, hay que abrir la discusión porque al fin y al cabo un partido responde a una sensibilidad social, no solamente a una ideología que si se mantiene congelada o inalterable en el tiempo deja de ser útil. Ahora con la situación de crisis esto es más importante que nunca. O los partidos son capaces de renovarse, o sencillamente serán sustituidos por otros porque ya no responderán a unas demandas ciudadanas que son muy distintas a las de hace veinte años.

AB: Respecto a esta capacidad de adaptación, ¿los partidos han de ofrecer respuestas, y por tanto mantener dogmas ideológicos? ¿O la sociedad ha evolucionado, no está tan dogmatizada, y las ideologías han perdido capacidad para definir el mundo?

MI: Una sociedad muy líquida, como se la define muchas veces, necesita de algunas referencias sólidas. Si un partido socialista se define por su aprecio a la igualdad y a la justicia social, merece la pena que eso guíe siempre sus políticas porque eso proporciona una referencia. Le da al ciudadano una pista de lo que va a hacer ése partido. Otra cosa es que ahora nos encontremos con que todos los partidos defienden un programa y luego cuando gobiernan lo incumplen.

AB: No me refería tanto a definición de ideales como a capacidad de resolución de los conflictos.

MI: Pero en eso los partidos sí que se están moviendo, sobretodo porque ahora la sociedad proporciona soluciones. Aquí para muchas leyes que hacemos lo primero es pedir comparecencias. Creo que eso es muy bueno. Hay gente que lo considera un trámite pero yo creo que es muy importante porque es cuando los partidos reconocen que no lo pueden saber todo. Y es cierto que los partidos cada vez están más dispuestos a aprovechar el conocimiento que surge en universidades, think tanks, grupos de presión, etc. Los partidos están aprendiendo a discutir mejor internamente, a discutir mejor con otros, e incluso a aceptar mejor los puntos de vista de otros que, por las razones que sean, conocen mejor una cuestión concreta. En esto sí que están espabilando.

AB: ¿Esto no nos lleva a que la política pueda sucumbir a la técnica?

MI: No porque al final la decisión siempre será del político. Al técnico nadie le va a pedir responsabilidades, al político sí. Hay ese equilibrio necesario. Para decidir hay que conocer pero la decisión final es tuya porque solo a ti te van a poder pedir responsabilidades por los efectos de esta decisión.

AB: ¿Los partidos siguen cumpliendo las funciones básicas y las van a seguir ejerciendo?

MI: Creo que sí. Lo que no sé es si en el futuro serán los mismos partidos. Es verdad que los partidos son como organismos vivos y si dejan de cumplir sus funciones pues desaparecen. Habrá partidos igual distintos a los que hoy conocemos, incluso quizás algunos de los que hoy conocemos no sobrevivirán a ésa mutación, pero en todo caso lo que han de hacer es evidente: necesitan mayor presencia sobre el terreno, mayores capacidades de comunicar, más pasarelas para que la ciudadanía entienda que los partidos están a su servicio y que puede participar en ellos y en sus decisiones, y por supuesto cualificar mejor a su personal.

La sociedad se ha vuelto más compleja y una cierta profesionalización de la política es inevitable. Otra cosa es que esto choque con lo que comentábamos antes de la necesidad de renovación. Pero es que todos necesitamos referencias, incluso los movimientos sociales. Fíjate en el caso de la PAH. Quizás sea injusto, porque hay mucha gente trabajando en la sombra, pero el tema es que la mayor parte de la ciudadanía a la PAH gracias a Ada Colau y a su presencia en los medios. Es necesario un cabeza visible. ¿Se construye de un día para otro? Creo que no. La propia Colau ya llevaba tiempo trabajando para todo esto. Debemos ser capaces de encontrar el equilibrio entre la renovación necesaria y la adquisición de la experiencia que no es menos importante.

Entrevista a Diario Progresista

Miquel Iceta: “La ciudadanía ha de ver los partidos como algo propio”
Pablo Fernández Magrazo
Diario Progresista, 27.03.13

El proceso de primarias de los socialistas catalanes para elegir candidato a la Generalitat de Catalunya es una de las novedades que el PSC incorporó con la llegada de Pere Navarro a la dirección. Concebidas como instrumento para acercar la política a la ciudadanía a la política Miquel Iceta, uno de los redactores del reglamento de primarias, explica a Diario Progresista en que van a consistir.

De las palabras de Iceta se desprende que los socialistas catalanes quieren más y mejor democracia y, sobretodo, que la ciudadanía vuelva a sentir os partidos como algo propio y no como un ente alejado que vive de espaldas a sus problemas, esperanzas e ilusiones.

Diario Progresista.¿Por qué el PSC ha decidido iniciar un proceso de primarias?

Miquel Iceta.– Esto surgió del debate sobre las primarias como elemento para regenerar la democracia, conseguir una mayor transparencia de la política, y apertura del partido a la sociedad. Este tipo de participación se ha experimentado en EEUU y en países europeos como Francia e Italia. En el caso del PS francés para escoger el candidato a presidente de la República y en Italia además del candidato a la presidencia del país en la elección de los diputados.
Es un mecanismo de apertura que sirve para que los ciudadanos vean a los partidos como instrumentos a su servicio y para que la ciudadanía pueda elegir a quien debe encabezar la lista de candidatos.

dP.- Una de las novedades es que se pueda votar a partir de los 16 años.

MI.- La idea es que puedan participar las personas que tendrán mayoría de edad en el momento de las elecciones. También es necesario abrir la política a la gente más joven para que sirva como escuela democrática.

dP.- ¿ Esperan alguna reacción del PSOE?

MI.- El PSOE también empieza a hablar de primarias, aunque no ha definido la fórmula. El PSC y el PSOE son dos partidos distintos con estructuras en las que cada cual decide libremente. Confío que la experiencia del PSC haga que el PSOE valore la posibilidad de incorporar esta figura a sus reglamentos y estatutos, aunque es una responsabilidad que les corresponde a ellos.

dP.- Uno de los requisitos para los que se presenten al proceso de primarias es que cuenten con el apoyo del partido pero no se dice nada de las aportaciones personales ¿Esto puede conllevar desigualdad entre candidatos?

MI.- Al ser la primera vez que realizamos primarias es algo que se tiene que ver. Puede que haya dificultades no previstas. Lo que se pretende es un apoyo equitativo del partido a los candidatos y que el apoyo externo sea transparente. No descartamos que en el futuro se incorporen más garantías.

dP.- ¿Significa que será posible limitar el gasto de los candidatos?

MI.- Lo necesario es una campaña austera. La ciudadanía no entendería un coste ddesproporcionado. El reglamento no está pensado para primarias que requieran gastos como publicidad en medios de comunicación. La idea es que se utilicen las redes sociales.

dP.- Para presentarse se necesitará el aval de un determinado número de consejeros nacionales o de militantes. Esto puede una dificultad para los que no sean miembros del PSC.

MI.- Nuestra previsión es que si se presenta una persona que es no militante el partido lo comunicará a todos los miembros del partido para que los militantes o los miembros del Consell Nacional le puedan dar su apoyo.

dP.- Los primeros en iniciar un proceso de primarias han sido los socialistas de Barcelona ¿Es posible que cada federación tenga su reglamento de primarias?

MI.- Si. Nuestro reglamento solo sirve para elegir al candidato a President de la Generalitat. El PSC de Barcelona puede decidir su reglamento. En lo que no hay duda es que todos queremos unas primarias abiertas. El reglamento se ha hecho con este espíritu y los compañeros de Barcelona lo tendrán presente.

dP.- ¿Las primarias servirán realmente para conseguir implicar a los ciudadanos en la política?

MI.- Si. Creemos que los partidos políticos están al servicio de la ciudadanía, aunque somos conscientes que mucha gente no lo ve así. Las primarias pueden ser muy útiles para que el partido conecte con los ciudadanos.

dP.- ¿Descartan el voto ponderado?

MI.- Sí. Un ciudadano un voto

dP.- Además de las primarias ¿ el PSC se plantea otras medidas como listas desbloqueadas u otras fórmulas?

MI.- En el Parlament estamos discutiendo la Ley Electoral y nuestra propuesta es la de un sistema similar al alemán que permite la elección de diputados de distrito mediante primarias y que las listas sean desbloqueadas para que el ciudadano pueda alterar el orden las listas.

Entrevista a Miquel Iceta al Diari de Tarragona

Entrevista a Miquel Iceta
M. VICTÒRIA BERTRAN
DIARI DE TARRAGONA, 7.10.12

“Catalunya debe sentirse tan cómoda en España como Baviera en Alemania”

“Que el president esté dispuesto a saltarse la ley me da miedo”

PERFIL

Miquel Iceta (BCN, 1960) milita en el PSC desde los 17 años. Político 2.0 por excelencia, fue también pionero en la defensa de los derechos y lucha por la normalización pública de las personas homosexuales. Amable, casa su brillante capacidad intelectual con una voluntad didáctica y pasión por el diálogo. Recién relevado como portavoz en el Parlament, dice profesar sólo gratitud a la dirección del PSC.

– ¿Qué reforma constitucional pretende llevar el PSC al Parlament y al Congreso?
– La que permite convertir a España en un Estado federal asimétrico. El Estado de las Autonomías ya es muy asimétrico: hay comunidades que tienen competencias en policía, lengua propia, derecho civil propio, y otras no. El federalismo tiene que se por tanto asimétrico, para que responda a la realidad española, tan diversa.

– ¿Cómo es el federalismo asimétrico a nivel fiscal?
– Todos los tributos se gestionan desde una agencia tributaria catalana consorciada con el Estado, y Catalunya tras su aportación a la solidaridad no puede perder posiciones en el orden de comunidades en cuanto a los ingresos per cápita.

– ¿Imagina usted una manifestación masiva al grito de ‘federalismo asimétrico’?
– Las manifestaciones son importantes , pero la política debe aportar soluciones. En Catalunya hay gente que quiere la independencia, es respetable, pero creo que todavía más gente preferiría otro acuerdo con el resto de España, si Catalunya recibiera un mejor trato.

– ¿Puede explicar más del federalismo asimétrico para que lo entienda la gente?
– Es un pacto a través del cual las partes del Estado tienen garantizadas sus competencias y financiación, y en el que participan del gobierno del conjunto. De alguna manera es autogobierno y cogobierno.

– Se inspira en Alemania, ¿no?
– El objetivo es que Catalunya se sienta tan cómoda en España como el estado libre de Baviera en la república federal que es Alemania.

– ¿Y la bilateralidad que significa exactamente?
– Los mecanismos para resolver problemas concretos: asegurar el reparto competencial para que la Generalitat desarrolle sus competencias sin interferencias del Estado; un pacto fiscal que no se nos gire en contra por ser más solidarios que nadie; preservar la lengua y la cultura; y convertir el Senado en federal. Todo ello requiere de una reforma de la Constitución.

– ¿Por qué ahora una reforma de la Constitución, y no tras la sentencia contra el Estatut?
– Nosotros hemos propuesto la reforma constitucional desde siempre, y el PSOE. Ahora proponemos, en esa reforma, más cosas. También sería posible introducir una modalidad legal de referéndum para incluir el derecho a decidir.

– ¿Apoya el PSC el derecho a la autodeterminación?
– Nosotros lo que creemos es que los catalanes tienen que poder decidir sobre su futuro en un referéndum legal. Puesto que muchos catalanes abogan por la independencia, hay que hallar el mecanismo para que, de forma legal, se produzca un referéndum, una consulta, de estas características. La democracia nunca debe dar miedo, ni que los catalanes puedan decidir libremente a través de mecanismos legales y acordados.

– El president Mas aboga por esa consulta tanto si es legal como si no. ¿Qué opina?
– A mí un president que se dice dispuesto a situarse fuera de la ley me da mucho miedo. Fuera de la ley están los delincuentes. Los políticos nos tenemos que mantener dentro de la ley, o trabajar para cambiarla. Los gobiernos no se pueden situar nunca fuera de la ley.

– En la defensa del federalismo asimétrico, el PSC debe convencer primero al PSOE. Rubalcaba estuvo en Gavà y ni mencionó el federalismo?
– Al día siguiente en TVE sí lo hizo, y con naturalidad, diría yo. También Felipe González ha hablado recientemente de federalismo asimétrico.

– ¿Se ven con fuerza para seducir a sus Bono, Leguina y Rodríguez Ibarra?
– Hay personas más favorables al diálogo, y otras quizás más hostiles… La gente es consciente de que hay que arreglar una relación que no funciona, pero hay aún camino para un proyecto con España. Por otra parte, en Catalunya hay quien un día es independentista, y dice al siguiente que el Estado propio no es desentenderse de España.

– ¿Se refiere a las palabras del president en TV3 de que ‘no es un adiós a España’?
– Yo, con esa pirotecnia verbal me pierdo. Para mí romper es romper. Nosotros estamos por avanzar sin romper. ¡Catalunya independiente tendría fronteras con España! Yo no soy partidario de fronteras que nos separarían de pueblos hermanos como Aragón, el País Valencià… No me lo imagino, la verdad.

– ¿Sugiere que el president se ha subido por interés al carro del independentismo?
– Es obvio.

– Aceptemos que el PSC convence a todo el PSOE. ¿Podrá convencer después al PP?
– El PP por ahora amenaza con la Guardia Civil y cosas un tanto extrañas. Hay que hacerles ver que los pueblos pueden convivir si es en libertad, y que nadie puede obligar por la fuerza a un pueblo. Será difícil, pero quizás reciban un castigo electoral y sea también un motivo de reflexión para ellos.

– ¿Cómo le sienta el PSC disputarle al PP el electorado?
– El PSC le disputa también un sector del electorado a CiU, que era un partido de orden y ahora dice que no quiere cumplir las leyes y nos invita a un choque de trenes que no nos conviene.

– Las encuestas, sin embargo, dicen lo contrario, que CiU gana apoyos y el PSC los pierde.
– Creo que el PSC tendrá un resultado mucho mejor de lo que dicen los sondeos. Hay condiciones para que una mayoría de ciudadanos digan que, frente al liberalismo de los recortes, mejor la socialdemocracia; y que frente a la ruptura y la ilegalidad, mejor el federalismo.

– ¿No son ya muchos años de lucha por el encaje en España? ¿No comparte la sensación de estar picando piedra?
– Bueno, si los independentistas ya tienen convencidos al PSOE y al PP, quizá nos pasen delante…, pero yo creo que ellos lo tienen mucho más difícil para convencernos a todos de la bondad de la separación.

– ¿Qué le pareció el manifiesto que dentro del PSC aboga por un mayor soberanismo? ¿Lo ve oportuno?
– Creo que quiere ser una aportación al debate del proyecto del PSC, y como tal debe ser considerado.

– Maragall se plantea crear un nuevo proyecto político tras el 25-N. ¿No debería dejar el PSC antes de los comicios?
– Cada uno tiene derecho a administrar su propia coherencia.

– ¿Qué piensa de las declaraciones del ministro Wert sobre la fábrica de independentistas que en su opinión es la escuela catalana?
– La única verdadera fábrica de independentistas en toda la historia es el PP, con diferencia.

– Ese mismo PP al que se proponen convencer para cambiar la Constitución, ¿no?
– Sí. En la vida hay que negociar con quien no piensa como tú; si no, ya no negocias. Pero es así. Hay que hacer el esfuerzo.

Entrevista a El Punt Avui

En la seva edició d’avui el diari El Punt Avui publica l’entrevista que em va fer Sergi Picazo i que trobareu transcrita a continuació.

“El PSC ha de reformular el seu projecte nacional”

“Des de la sentència del TC contra l’Estatut el partit no ha pogut fer una reflexió en profunditat per impulsar el federalisme”

“En l’eix nacional hi ha més distància entre el que pensen Mas i Duran que entre el que pensem Maragall i jo”

“El PSC té dificultats profundes perquè la socialdemocràcia i el federalisme estan en crisi”

SERGI PICAZO
EL PUNT AVUI, 08/09/12

Miquel Iceta no es pot considerar damnificat pels canvis de Pere Navarro al grup parlamentari. Primer, perquè ell mateix ja s’ho esperava i li sembla lògic. I segon, perquè li proposen anar com a eurodiputat a Brussel·les el 2014. Ell, ara, diu que està “agraït al partit”.

– Castiga Navarro els crítics, els catalanistes o els veterans?
– Ni catalanistes ni crítics ni veterans. Que a mi em titllin a hores d’ara de catalanista o de crític em fa una mica de gràcia… Tampoc em negarà que més veterà que el Xavier Sabaté, que és fundador del partit, no hi ha ningú. No són els motius. El PSC va decidir una nova direcció al congrés i calia marcar amb claredat l’inici d’una nova etapa encapçalada per noves persones al grup del Parlament.

– Per què justament ara?
– Si el món fos perfecte s’hauria hagut de fer el canvi al gener. Però Navarro va voler ser prudent i esperar a prendre decisions. Ha sigut un període complicat. Però estic convençut que ara calia canviar la direcció del grup i que és un bon moment.

– L’argumentari es trenca quan s’obre el focus sobre els afectats indirectes: Marina Geli, Ernest Maragall i Laia Bonet…
– Fer la tria de la gent sempre és complex. Al grup hi ha feina per a tothom. Només som 28 diputats. Simplement ara es reparteixen cartes noves. Tots els diputats tindran responsabilitats. Esperem a veure la fotografia final. No es podrà llegir com un càstig cap a ningú. Laia Bonet està fent una bona feina i segurament la nova direcció la confirmarà en tasques importants.

– No ho sé, però internament hi ha hagut moltes crítiques.
– Ja. Però jo podria dir que a mi em sancionen perquè saben que volia ser primer secretari. Quan els canvis t’afecten personalment no ets la persona més objectiva per valorar-los.

– Vostè no està enfadat perquè li donen l’opció d’anar a Europa?
– Jo vaig demanar a Navarro que no ho fes públic perquè no n’estic segur d’on serem, el 2014. Catalunya serà independent? Ja en parlarem quan toqui. Fa temps que Navarro em proposa que treballi en el terreny de la generació d’idees i de la política internacional.

– El PSC està en crisi, o no?
– Sí. El PSC té dificultats profundes. Però el problema és que els dos eixos del PSC, la socialdemocràcia i el federalisme, estan en crisi a Catalunya. Va més enllà de qui sigui el primer secretari: és una crisi de fons. La societat catalana i els seus problemes han evolucionat, i el PSC ha de fer un esforç de revisió del seu projecte per a Catalunya. Ja no és la societat dels anys vuitanta ni dels anys noranta.

– I en l’eix nacional, cal canviar?
– Cal admetre que des de la sentència del Tribunal Constitucional contra l’Estatut el PSC no ha pogut fer una reflexió en profunditat per impulsar el federalisme i reformular un nou projecte nacional. Hem tingut un període d’interinitat de dos anys. Això ha sigut una feblesa. Forma part de la nostra crisi. Cal reformular un projecte nacional basat en el federalisme per donar respostes.

– Ernest Maragall creu que el partit podria trencar-se per la qüestió catalanista.
– El PSC és un partit gran, que neix de la fusió de tres partits i que ha d’aglutinar diferents visions. Però en l’eix nacional hi ha més distància entre el que pensen Mas i Duran que entre el que pensem Maragall i jo.

– Però cap on ha d’anar el canvi del PSC en l’eix nacional?
– Independentistes, no. Hem de formular una posició federal dins l’Estat amb un projecte basat en el respecte per la diferència, l’increment de l’autogovern i avançar en el cogovern de l’Estat per part de Catalunya. Cal demostrar que és viable. Diuen que no hi ha federalistes a Espanya, però encara n’hi ha menys d’independentistes. La dificultat del projecte no farà canviar els meus ideals federals.

– Anirà a la manifestació igual que hi van ICV o els sindicats?
– No. Respecto tant els organitzadors de la marxa, que reclamen la independència, que no hi vull anar a exigir una altra cosa.